Revolución o Guerra n°16

(Octubre 2020)

Aviso : hasta la fecha, no podemos hacer verificar los artículos de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa o inglesa.
Tampoco pudimos traducir, por falta de fuerzas, el sumario completo de la revista en inglés y francés. Nada más publicamos los artículos que tratan directamente o indirectamente, la situación en los Estados Unidos por ser, acorde con nosotros, la cuestión central en la situación mundial actual.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Crisis capitalista y ofensiva burguesa contra el proletariado

La crisis capitalista está aquí, bien y verdaderamente aquí. Seis meses después de la explosión de la pandemia y la crisis, la ruptura histórica se verifica y ya no está en duda, incluso para los más escépticos. El mundo capitalista comienza a resquebrajarse en todas partes hasta el punto de que se multiplican las revueltas sociales de todo tipo y las amenazas de guerra.

La crisis económica, expresión y factor determinante del estancamiento histórico del capitalismo, no puede sino profundizarse y empeorar. No se vislumbra una recuperación en forma de ’V’ o ’L’, tan debatida por los economistas burgueses. El confinamiento y la parálisis de más de la mitad de la producción mundial no era un simple paréntesis que, una vez cerrado, vería una recuperación normal de la economía, un retorno a la situación anterior. Prueba, si se necesitara, de que la pandemia del Covid-19 no fue la causa de la crisis. Sólo la precipitó y le dio ciertas características muy especiales. Así como todavía hoy puede obstaculizar la llamada recuperación económica que la burguesía espera sin mucha fe. Puede muy bien hablar de recuperación y estímulo, pero la realidad es que la crisis económica abierta no hace sino empezar.

La crisis económica apenas comienza

Tras una caída sin precedentes del PIB mundial en la primera mitad de 2020 [1], esta recuperación sigue siendo muy tímida. Según los economistas y los medios de comunicación burgueses, el PIB mundial tardará mucho tiempo en volver a su nivel de 2019 en el caso, poco probable, de que no estalle antes ninguna crisis financiera, bursátil o especulativa que bloquee el sistema financiero internacional y provoque el colapso del mercado de la deuda generalizada. « Globalmente, eso significa que el PIB de 2021 sería alrededor de 6,5 puntos porcentuales más bajo que en las proyecciones publicadas en enero de 2020, antes de la pandemia de COVID-19. » (FMI [2]). Otra característica singular es que ninguna región, continente o país, incluida China, se ha librado de la caída del PIB. En la actualidad, si bien se ha reanudado el trabajo y la recuperación debería ser vigorosa para compensar los dos meses de parálisis si el capitalismo gozara de “buena salud”, « la recuperación económica sigue siendo lenta en los Estados Unidos » (lapresse.ca, 28/8/20, sitio web canadiense); en Alemania, « la producción industrial aumentó sólo un 1,2% en julio, mientras que la Oficina Federal de Estadística (Destatis) esperaba un aumento del 4,5%. El índice de producción sigue siendo un 11,4% inferior al de julio de 2019 » (el periódico francés La Tribune, 7/9/20); y en Francia, « el Instituto Nacional de Estadística, sin embargo, confirmó su pronóstico de una contracción del PIB de alrededor del 9% para todo el año 2020, previendo que “al final del año, la actividad económica seguiría estando por debajo de su nivel anterior a la crisis”, en alrededor de -4% » (ídem, 8/9/20). No cabe duda de que los futuros datos económicos de toda la economía capitalista mundial, y de los distintos países, confirmarán la ausencia de una recuperación tal que permita prever una salida de la crisis, o incluso borrar, ni siquiera aliviar, los dramáticos efectos de la crisis y el importe de la factura que se presentará al proletariado internacional.

El desempleo explotó como resultado del confinamiento generalizado, pero el final del mismo tampoco permitió volver a la situación de empleo anterior. Lejos de eso. En los Estados Unidos, « seguimos teniendo más de 11 millones de puestos de trabajo menos que en febrero » [3] mientras que los planes de despido, que se están multiplicando en todo el mundo, en su mayor parte aún no se han puesto en práctica. Las consecuencias ya son terribles a pesar de las medidas estatales ante el “paro parcial” establecidas con urgencia por los diferentes países y de acuerdo con su ’tradición’ histórica, siendo las coberturas sociales más fuertes en Europa que en América o Asia, por ejemplo. Las colas en los comedores sociales han explotado. Los desalojos de viviendas por falta de pago del alquiler o de los pagos de la hipoteca están empezando a multiplicarse, en particular en América y Gran Bretaña. El fin de las medidas sociales ante la explosión de los despedidos a finales de julio del Cares Act aprobado en marzo en los Estados Unidos, que proporciona 600 dólares semanales en prestaciones a los desempleados, arrojará a millones de proletarios más a las calles, sin trabajo y sin hogar. A este desastre se suman las más de 800.000 muertes hasta la fecha y los millones de pacientes de Covid 19, muchos de los cuales tienen las mayores dificultades para recuperarse, que los sistemas de salud capitalistas no han podido prevenir y tratar por falta de medios, o incluso de cobertura sanitaria mínima en muchos países. No hace falta decir que estas muertes y enfermedades afectan principalmente a las clases sociales más pobres. A medida que la crisis se agrava, ¿cuántas muertes y enfermedades más están por venir?

La fuga desenfrenada hacia una deuda generalizada

Y sin embargo, los Estados, especialmente los más poderosos, se han apresurado a liberar trillones de dólares y euros para hacer frente a esta situación. Las sumas dan mareos. Una proporción ínfima de esta cantidad se ha destinado al tratamiento inmediato del desempleo y la quiebra de empresas, en particular en Europa, a fin de evitar una explosión social generalizada. En su mayor parte, esas sumas – para las ya utilizadas – se utilizaron, como en 2008 pero en una escala sin precedentes, para evitar un bloqueo del sistema financiero al impedir una sucesión de quiebras de empresas e incumplimientos de pago. Por último, la mayoría de estas sumas se utilizarán para los llamados planes de recuperación o para salvaguardar el sistema financiero. En el primer caso, los Estados podrán mantener su mano en la imposición del uso de estos fondos y planes de fortalecimiento y concentración de cada capital nacional para hacer frente a la competencia comercial e imperialista internacional [4], aunque ello signifique sacrificar los llamados sectores no esenciales para la defensa del capital nacional. En el segundo, los fondos públicos, aunque son esenciales para mantener el sistema financiero a flote de la mejor manera posible, terminarán perdiéndose – para beneficio de unos pocos, por supuesto – en la esfera financiera y la especulación. De hecho, la mayor parte de los capitales aportados por los bancos centrales, y de hecho ’privatizados’, y en permanente búsqueda de la ganancia, consideran insuficientes, y considerarán cada vez más insuficientes, los generados en la esfera de la producción, los obtenidos tras la realización de la plusvalía extorsionada a los proletarios.

¿Pero de dónde sale todo ese dinero? De la nada, excepto, al final, de la emisión de papel moneda, de la imprenta de billetes. El fenómeno no es nuevo y ha estado ocurriendo desde el final de los acuerdos de Bretton Woods, el dólar como moneda de referencia vinculada al oro, en 1971 [5]. Pero de remedio inmediato y puntual, la impresión de papel y la inflación de la moneda se han convertido en la regla. El resultado es que de 35 dólares, la onza de oro pasó a 1.000 dólares durante la crisis de 2008 y ahora, tras la pandemia, ha alcanzado los 2.000 dólares. Por consiguiente, el riesgo de un colapso del sistema monetario internacional acompaña al riesgo de un colapso del sistema financiero. De ser un remedio para la explosión de los déficits presupuestarios y de la deuda pública y privada [6], el constante descenso histórico – independientemente de las subidas y bajadas puntuales del precio del oro – de la moneda en relación con el oro se está convirtiendo a su vez en un factor de déficit y deuda. Desde la crisis de 2008, las políticas de los bancos centrales de bajar los tipos de interés – ¡hasta el punto de ser negativas! – y el Quantitative Easing (QE), que consiste principalmente en recomprar la deuda pública en gran parte al sector financiero, los bancos y los fondos privados, y que representa de hecho y en última instancia una ’socialización de las pérdidas y una privación de las ganancias’, sólo han permitido evitar una brutal crisis crediticia, su congelación, un credit crunch, y la repentina parálisis del sistema financiero. La más mínima quiebra importante, ya sea de un banco o de una empresa sobre-endeudada, amenazando de provocar una pandemia de quiebras o la explosión de una burbuja especulativa, es probable que reproduzca la crisis financiera de 2008 con efectos mucho más devastadores. Las actuales políticas monetarias de los bancos centrales, la emisión de dinero a través de la re-compra de la deuda pública, la política de QE, etc., así como el repunte de los déficits públicos, no son una respuesta, imposible de encontrar hoy en día, a la caída de las ganancias del capital productivo que está haciendo que el capital huya cada vez más de la esfera de la producción hacia la esfera cada vez más especulativa de los productos financieros y las inversiones de todo tipo y ... en particular en el mercado de la deuda. Hoy en día, como una expresión del impasse, la deuda alimenta a la deuda. Como dice el premio Nobel de 2008 Paul Krugman, « la crisis financiera de 2008 y la lenta recuperación que la siguió (...) demuestran tanto que las depresiones económicas no son el momento de obsesionarse con la deuda como que recortar el gasto ante un desempleo masivo es un terrible error »’ [7]. En resumen, el resultado es que el crédito, que en un principio fue un factor de aceleración del movimiento de bienes y la acumulación de capital, se ha convertido en un factor de ralentización y desaceleración, o incluso en un obstáculo, debido a la excesiva carga de la deuda y su escala en las empresas y los Estados. El crédito ya no está al servicio de la producción capitalista, sino que es ésta la que se ha puesto al servicio del crédito y la deuda para evitar el colapso repentino.


Evolución de la deuda global en relación con el PIB mundial de 2008 a 2018 (Source Bloomberg, https://www.lynalden.com/global-debt/). ¡Es tres veces la riqueza producida! A finales del primer trimestre de 2020, cuando el confinamiento aún estaba lejos de ser generalizado, la proporción se elevó repentinamente al 331%, con una deuda nominal de 253 billones de dólares. A finales de julio, ya serían 270 trillones...

La burguesía quiere que el proletariado pague la cuenta... e imponerlo la guerra

La brecha cada vez mayor entre el valor de la producción mundial de bienes y la emisión de papel moneda y deudas debe, tarde o temprano, ser colmada de alguna manera. Por lo tanto, el capital sólo puede hacer que el proletariado internacional cargue con el costo de la factura si quiere mantener su sistema a flote como mínimo. Pero esto no será suficiente para resolver su contradicción fundamental en el origen de la brecha existente. Al disponer de más fuerzas y medios de producción de los que sus relaciones sociales pueden absorber, el capitalismo se ve obligado a hacer desaparecer el excedente y esto sólo puede hacerse, por su dimensión, al precio de una destrucción masiva de valor, es decir, del capital y del trabajo, concretamente sólo al precio de una guerra imperialista generalizada. Como en 1914-1918 y 1939-1945, pero en una escala aún más amplia y profunda. Más destructiva.

Y aquí es donde la crisis y la guerra imperialista se combinan para exacerbar los antagonismos y la lucha de clases. La burguesía no tiene otra opción, lo sepan o no sus dirigentes y gobiernos capitalistas, que presentar al mismo tiempo la factura de la crisis y la factura de los sacrificios necesarios para la marcha a la guerra, en primer lugar los indispensables para privilegiar y desarrollar la carrera de armamentos, las producciones vinculadas a ella y al militarismo. De una cuestión económica, la cuestión se convierte en una cuestión política. Su solución depende de la relación de fuerza entre las clases, de la capacidad de la burguesía para subyugar al proletariado, principalmente a nivel político e ideológico. Porque la fuerza y la represión no son suficientes, e incluso pueden acelerar la ira y la conciencia proletaria contra el Estado.

Los Estados Unidos, epicentro de la ofensiva burguesa

Es exactamente en este punto del curso histórico en el que nos encontramos. La clase dominante capitalista se ve obligada, presionada sobre todo por la catástrofe económica que estalla hoy en día, a participar en enfrentamientos masivos contra todo el proletariado. Recuperando y utilizando la emoción, la ira y la revuelta legítimas frente a los asesinatos en serie de negros, pero también de blancos, rojos y amarillos - ya que se nos impone la categoría ’color de la piel’ – la clase dirigente ha lanzado su primera ofensiva a gran escala en los Estados Unidos. Aquí es donde se encuentra el epicentro de la evolución del equilibrio de poder entre las clases hoy en día.

¿Identidad de color y género o identidad de clase? Los dos son irreconciliables y opuestos. La primera niega y excluye a la segunda. La primera, que tanto atrae a los estudiantes pequeñoburgueses de los campus universitarios, especialmente en los Estados Unidos, es burguesa y su devenir es la división y la derrota sangrienta del proletariado. De manera inmediata, desvía a la clase explotada de la defensa de sus condiciones de vida ante la explosión de la crisis. La segunda es proletaria y su devenir es la unidad del proletariado y el ejercicio de su dictadura de clase, es decir, la destrucción del capitalismo. Sólo esa muestra el camino para la respuesta inmediata a la crisis. Corresponde a los proletarios de todos los países no dejarse arrastrar por las campañas democráticas, ya sea en nombre de cualquier identidad de color o de otra índole, que sólo pueden dividirlos, someterlos aún más a la explotación capitalista y conducirlos a sangrientas derrotas. Corresponde a los grupos comunistas no hacer ninguna concesión a esta ideología identitaria difundida por las fuerzas de la izquierda y por los izquierdistas si quieren trabajar positivamente por las luchas obreras que están llamadas a estallar ante la crisis que explota, por la lucha histórica del proletariado y la reagrupación real, es decir, en la claridad política, de los revolucionarios y la constitución del partido mundial del proletariado.

¿Cuál es el eslogan del momento? ¡No a los sacrificios! ¡No a la identitarismo y las divisiones de color y género! ¡Sí a la lucha de clase proletaria! ¡Sí a la identidad y a la unidad de clase en la lucha contra el capital!

10 de septiembre 2020

Inicio


Notas:

[1. Más del 30% en los Estados Unidos y el Reino Unido, 20 a 10% en Europa dependiendo del país.

[2. FMI, Una crisis como ninguna otra, una recuperación incierta, Junio 2020, https://www.imf.org/es/Publications/WEO/Issues/2020/06/24/WEOUpdateJune2020

[3. Paul Krugmann en un artículo del New York Times (7/8/20) titulado La miseria interna bruta está aumentando [Gross Domestic Misery Is Rising], https://www.nytimes.com/2020/09/07/opinion/trump-economy-jobs.html?action=click&module=Opinion&pgtype=Homepage.

[4. « Boeing gana un contrato de 22 mil millones de dólares del Pentágono por primera vez en su historia... Si aún teníamos dudas al respecto, Boeing está bien y verdaderamente apoyado a distancia por los Estados Unidos... » (La Tribune, 14/7/2020), « Los Estados Unidos están invirtiendo masivamente en computación cuántica e inteligencia artificial (…). Con el telón de fondo de la carrera mundial por la ’supremacía cuántica’, mientras que China es sospechosa de enormes inversiones en esta área » (idem, 27/8/20).

[5. Es de hecho con la Primera Guerra Mundial y por sus necesidades que las principales potencias en guerra, Reino Unido, Francia, Alemania, suspenden la convertibilidad de su moneda en oro. Esta suspensión se re-introducirá tras la crisis de 1929 hasta que el dólar, los acuerdos de Bretton Woods de 1944, sea la única moneda que siga vinculada al oro y las demás monedas se definan en relación con el dólar.

[6. El fenómeno, específico del período histórico de la decadencia del capitalismo, los déficits presupuestarios, el endeudamiento, luego la depreciación de la moneda frente al oro en un intento de resolver los primeros, surgió durante la Primera Guerra Mundial y para sus necesidades, y se desarrolló a lo largo del siglo XX, revivido por la crisis de 1929, se aceleró para las necesidades de la Segunda Guerra Mundial, luego se hizo permanente, y finalmente se multiplicó por diez desde el final del período de reconstrucción, a finales de 1960-principios de 1970, hasta su actual explosión.

[7. New York Times, Coming Next: The Greater Recession, 14/7/2020.