Revolución o Guerra n°20

(Febrero 2022)

Aviso : No pudimos traducir todos los artículos del número 20 de nuestra revista, debido principalmente a las tareas y urgencias que nos imponen el estallido de la guerra en Ucrania y la debilidad de nuestras fuerzas. Invitamos a los lectores españoles que leen inglés y francés a consultar las versiones completas de nuestra revista en estos idiomas.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

¿Crisis y perspectiva de guerra generalizada? Sólo una respuesta: internacionalismo proletario

Los dos últimos años han sido especialmente sombríos para la clase trabajadora. Las estimaciones de exceso de mortalidad por Covid sugieren que alrededor de 20 millones de personas han muerto a causa de la enfermedad en los dos años transcurridos desde que la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia en febrero de 2020 (a fecha de 13 de febrero, la estimación es de entre 14 y 23,1 millones) [1]. Durante este periodo, la desigualdad ha aumentado drásticamente, y las diez personas más ricas del mundo han duplicado su riqueza [2]. La actual acumulación de riqueza es tan obscena que el Fondo Monetario Internacional ha advertido de la perspectiva de disturbios sociales masivo como uno de los principales factores de inestabilidad en los próximos años. Estos tecnócratas capitalistas expresan esta preocupación en términos de las implicaciones que tendrá para la continuación de la acumulación capitalista, no por motivos humanitarios.

Este contexto es útil para entender el papel ideológico que desempeña la derecha populista, que niega la realidad de la pandemia y se opone a la vacunación y a las intervenciones no farmacéuticas en nombre de las libertades individuales. Estos son los mismos elementos que harían de la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo de los Estados Unidos [3] un ejemplo de abuso de poder tiránico. Les gustaría que los capitalistas individuales fueran lo más libres posible en su búsqueda de beneficios. Por lo tanto, se oponen naturalmente a cualquier restricción de las reuniones en espacios comerciales interiores, así como a cualquier política de vacunación obligatoria de los trabajadores en lugares de trabajo abarrotados y mal ventilados. Es importante entender que la vacunación, así como las intervenciones no farmacéuticas – como la mejora de la ventilación y la obligatoriedad de las mascarillas para reducir la transmisión de infecciones respiratorias, o la mejora del drenaje para evitar el agua estancada para reducir la incidencia de las enfermedades transmitidas por los mosquitos – no son una cuestión de elección individual. Las epidemias y pandemias de todo tipo son un problema social que sólo puede abordarse socialmente. Sin embargo, al negar la propia realidad de la pandemia de Covid, esta ideología populista de derechas permite a la clase capitalista lavarse las manos del asesinato social del que es la única responsable.

En el contexto de esta situación socialmente explosiva y del irreconciliable antagonismo de clase que la determina, los dirigentes de dos de las principales potencias imperialistas, Estados Unidos y Rusia, están discutiendo abiertamente la perspectiva de una guerra mundial. No hay necesidad de precisar que una guerra de este tipo desembocaría casi con toda seguridad en un enfrentamiento nuclear y en la ruina mutua. La consecuencia sería catastrófica; un auténtico cuello de botella demográfico [4] del que la humanidad no se recuperaría en décadas, en el caso más optimista. Esto está muy lejos de las condiciones de la Primera Guerra Mundial, cuando el ritmo de la guerra era relativamente lento y las operaciones militares se basaban en la guerra de trincheras y en oleadas de infantería que avanzaban al amparo del fuego de la artillería. Hoy en día, la guerra entre Estados se libra con armas combinadas y se basa en la superioridad aérea, la guerra electrónica y una potencia de fuego abrumadora. Si se produjera una guerra de este tipo entre potencias nucleares, por ejemplo una hipotética guerra entre Rusia y la OTAN, el bando que pudiera perder la guerra convencional probablemente recurriría al uso de armas nucleares tácticas en el campo de batalla o contra las bases aéreas del bando contrario. Una vez alcanzado este nivel de escalada, pocos estrategas militares creen que el resultado no sea un holocausto nuclear.

Por eso es tan peligrosa la actual crisis sobre Ucrania y la expansión de la OTAN hacia el este. No es tanto que esta crisis en particular pueda ser el catalizador inmediato de la Tercera Guerra Mundial, sino que tiene el potencial de conducir a una consolidación de los bloques imperialistas antagónicos. Si Estados Unidos consigue presionar a Rusia para que ataque a Ucrania, por ejemplo para evitar que las regiones prorrusas de Donbass sean invadidas por las fuerzas armadas ucranianas, estará en condiciones de exigir que las economías de Europa Occidental se corten de Rusia. Si Rusia ya no puede vender sus hidrocarburos en dólares estadounidenses, se verá obligada a entrar más en la órbita de China, al igual que Europa Occidental se volverá más dependiente de Estados Unidos. Esta dinámica explica la diferencia de tono entre EE.UU. y el Reino Unido, por un lado, y Alemania y Francia, por otro, con respecto a la crisis ucraniana, ya que estos últimos tienen mucho más que perder si se introducen sanciones económicas aplastantes contra Rusia. Pero eso no es todo.

El internacionalismo proletario contra la guerra imperialista

La única respuesta que la clase obrera puede dar a la perspectiva de una guerra imperialista generalizada es una lucha generalizada por sus propios intereses inmediatos e históricos. De hecho, no hay oposición entre los intereses inmediatos e históricos del proletariado. El papel histórico del proletariado como sujeto revolucionario está en función de la condición inmediata del proletariado bajo el capitalismo como clase explotada.

La preocupación por el coste de la vida está en el centro de las preocupaciones de los trabajadores de todo el mundo. En EE.UU., los trabajadores han visto disminuir su poder adquisitivo por término medio, a pesar de un aumento nominal de los salarios. La situación es similar en muchas partes del mundo, incluido el Reino Unido, donde se han producido protestas contra el aumento de los precios [5]. Aunque organizadas por un grupo de presión afiliado al Partido Laborista, estas protestas son indicativas del creciente descontento alimentado por el aumento del coste de la vida. La pérdida de poder adquisitivo, combinada con el aumento de los costes de la seguridad social, podría llevar a que otro 30% de los hogares británicos no puedan permitirse cubrir sus necesidades básicas [6]. La situación no es mejor en Rusia, donde la renta disponible de los hogares es un 10% menor de media que en 2013 [7]. Sin embargo, no es de extrañar que los medios de comunicación ignoren prácticamente este problema real, que es literalmente una cuestión de vida o muerte para muchas personas. En cambio, estamos sometidos a un coro incesante de propaganda belicista. El internacionalismo proletario no es un principio abstracto que hay que defender contra la amenaza de la guerra. Es la política revolucionaria que corresponde a las necesidades inmediatas de miles de millones de personas en todo el mundo

Los trabajadores deben movilizarse para defender sus intereses de clase. Las huelgas de masas en Irán y Kazajstán, a pesar de sus considerables limitaciones, señalan el camino a seguir para los trabajadores de las metrópolis capitalistas. Las condiciones son propicias para las huelgas masivas en las grandes potencias. Ya está surgiendo una dinámica internacional – todavía limitada – de luchas y huelgas obreras, como en Estados Unidos en particular. Se trata, sobre todo, de la caída del poder adquisitivo y de la demanda de salarios más altos. El escenario está preparado para una desesperada lucha de clases, que decidirá si nos dirigimos a la guerra mundial y a la barbarie o a la revolución proletaria mundial.

Las minorías revolucionarias tienen la responsabilidad de empezar a construir el esqueleto de la futura internacional. Esto implica inevitablemente un proceso de debate y clarificación a medida que las diversas corrientes se consolidan en un auténtico partido mundial del proletariado, en un proceso dinámico que también está fuertemente influenciado por el desarrollo de la lucha de la clase obrera. Es históricamente sin precedente que una Internacional se forme sobre la base de una única corriente revolucionaria. Esto no significa que simplemente ignoremos las diferencias reales entre las corrientes, sino que las debatamos y clarifiquemos a través de la praxis, de la verificación en la lucha de clases. Las organizaciones revolucionarias contemporáneas no son monolíticas. Pretender que lo son es ocultar las verdaderas diferencias que existen en el seno de estas organizaciones y es objetivamente un obstáculo sectario para la reagrupación.

Hace poco más de 100 años, los revolucionarios que iban a formar la Tercera Internacional tenían muchas diferencias importantes, pero compartían algunas posiciones políticas fundamentales. Entre ellas se destacaban el internacionalismo proletario, el derrotismo revolucionario y el papel de dirección del partido en la lucha de la clase obrera y en la dictadura del proletariado. Aunque muchas cuestiones, como el sindicalismo y el parlamentarismo, han sido zanjadas por la historia, las tres posiciones fundamentales mencionadas siguen constituyendo una base adecuada para el reagrupamiento internacional. Ciertamente no son las únicas posiciones importantes, pero son fundamentales.

Lo que está en juego no podría ser mayor y la formación de la principal herramienta para la emancipación del proletariado, el partido revolucionario internacional, sobre la base de la unidad de principios de los revolucionarios de todo el mundo, se convierte en una necesidad cada vez más urgente.

Revolución o guerra, 13 de Febrero 2022

Inicio


Notas:

[3. Lo mismo ocurre con todas las agencias sanitarias estatales nacionales.

[4. « En biología se dice que una población o especie ha sufrido una situación de0cuello de botella cuando ha experimentado un drástico descenso en el número de miembros en algún momento del pasado, llegando en algunos casos a estar al borde de la extinción. » (Wikipedia)