Revolución o guerra n°13

(Semestral - Octubre 2019)

PDF - 611.2 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Lucha de clases y porvenir histórico

La alternativa histórica revolución o guerra no es sólo un eslogan o un tema de propaganda comunista. Ni una perspectiva vaga para mañana. Es el elemento central de la actual situación mundial. Como el callejón sin salida económico del capitalismo, la crisis, sólo puede profundizarse, revolución y guerra se convierten en factores cuya relación contradictoria y dinámica, dialéctica, determina cada vez más directamente el curso de los acontecimientos. Sin la conciencia de esta alternativa, es difícil entender la marcha misma de los acontecimientos y definir las posiciones que el proletariado - empezando por sus vanguardias comunistas - debe adoptar según los momentos y los lugares. Empuñar principios abstractos y generales no es suficiente para abordar cuestiones inmediatas. Tampoco para garantizar que no se olviden los principios de clase, el internacionalismo proletario y la dictadura del proletariado en particular.

La relación que une los dos polos opuestos, revolución y guerra, es la lucha de clases. Contrariamente a lo que a muchos les gusta pensar o desear, incluso dentro de la propia Izquierda comunista [1], la lucha de clases sigue siendo la fuerza motriz de la historia y su proceso el principal determinante del curso de los acontecimientos y de las condiciones para resolver el dilema de revolución o guerra. Hasta el punto de que « la derrota del proletariado es la condición para el desencadenamiento de la guerra imperialista » (La revista Bilan #34 [2], septiembre 1936).

El capitalismo es la guerra, decía Lenin. Obligados a defender feroz e implacablemente su capital nacional, cada burguesía y cada Estado capitalista es inexorablemente empujado a participar en una marcha hacia la guerra generalizada. Trump es la expresión, una entre otras, más clara y caricaturesca de esta presión. Las guerras comerciales, las provocaciones y agresiones imperialistas, las violaciones brutales de los tratados firmados y las alianzas internacionales, la re-activación de los armamentos, en particular los misiles nucleares, la militarización del espacio, el chantaje más descarado, incluso los ultimátum, contra las potencias más débiles, han empeorado - porque ya estaban en acción bajo el mandato de Obama - y han aumentado. A su vez, las demás potencias imperialistas, especialmente los principales rivales, no se quedan atrás. Su supervivencia depende de ello. Tal es la dinámica, el engranaje o la mecánica infernal de las rivalidades económicas e imperialistas.

Sin embargo, es precisamente en este momento de tensiones imperialistas cuando la economía capitalista se ralentiza de nuevo y con fuerza ; cuando la probabilidad de una nueva crisis abierta, financiera o de otro tipo, apenas es más dudosa ; cuando la recesión mundial, o la des-aceleración económica, que se avecina, anuncia ataques aún más feroces contra las condiciones de vida y de trabajo de las poblaciones en general y, en primer lugar, contra el proletariado internacional. La dinámica de la lucha de clases es una realidad objetiva. La crisis y la guerra obligan ahora a la burguesía a atacar al proletariado internacional de frente y en todas partes. Esta, por lo tanto, tiene la iniciativa de la lucha y la nueva crisis sólo puede fortalecer su determinación de provocar y confrontar al proletariado. El fortalecimiento general de los aparatos de represión es una expresión de ello. La actual campaña burguesa y las manifestaciones alentadas y organizadas por los Estados contra el calentamiento global, que pretenden ahogar al proletariado en el pueblo y arrastrarlo a la defensa del Estado democrático, es otra. ¿ No se ha pedido ya a la concordia de todos, incluidas las clases sociales antagónicas, para salvar el planeta ?

El surgimiento de nuevas energías revolucionarias, en progreso [3], y su reagrupamiento son esenciales para la constitución de la vanguardia política y del partido que el proletariado necesitará, y ya necesita, para orientarse y organizar sus combates de clase de la manera más eficiente posible ; y más aún, para imponer la revolución proletaria sobre la guerra imperialista generalizada. Para desarrollarse lo mejor posible, para « definir las posiciones políticas que son los únicos puntos de referencia cuando estalla la gran tormenta y los militantes corren el riesgo de ser barridos como fetos de paja » (Bilan #34, ídem), estas fuerzas deben tratar de recuperar la historia del movimiento obrero y particularmente de la Izquierda Comunista. Este trabajo también requiere la confrontación y clarificación de los debates históricos, divergencias profundas o simples matices, atravesando esta Izquierda. Al igual que la lucha contra las expresiones de oportunismo en esta última, las confrontaciones y los debates políticos son un elemento esencial en la lucha por el partido, por un partido políticamente unido e históricamente eficaz.

Así, « nada explicaría la inercia ofrecida por los diferentes grupos de la Izquierda comunista a las iniciativas de nuestra fracción para abordar el trabajo del esclarecimiento político y establecer sobre una base de hierro el organismo que podrá dirigir las luchas de la clase obrera por la victoria de la revolución mundial » (Bilan #33, Agosto 1936, subrayamos).

Revolución o guerra, 24 de Septiembre 2019.

Inicio


Notas:

[1. « la dinámica general de la sociedad capitalista (...) ya no está determinada por la relación de fuerzas entre las clases » (Resolución sobre la situación internacional del 23° Congreso de la CCI, 2019 - https://es.internationalism.org/content/4447/resolucion-sobre-la-situacion-internacional-2019-los-conflictos-imperialistas-la-vida).

[2Revista de la Fracción italiana de la Izquierda comunista en los años 1930.

[3. Las saludamos en nuestros números anteriores, especialmente en el número especial #12 sobre el estado del campo proletario.