Revolución o Guerra n°10

(Semestral - Septiembre 2018)

PDF - 420.6 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

El surgimiento de nuevas fuerzas comunistas y el combate para el partido internacional

Al opuesto de lo que se puede pensar a primera vista, desde un punto de vista estático y no histórico, la existencia y el desarrollo de lo que llamamos el Campo proletario internacional, son un elemento material de cualquier situación histórica. Los grupos que se reivindican de la Izquierda comunista y que constituyen el principal componente de este campo, son a la vez producto de esta situación y factor activo de su desarrollo en tanto que expresiones las más altas de la consciencia de clase proletaria. Esto aparece obvio durante los escasos periodos revolucionarios cuando el partido revolucionario, si no los partidos revolucionarios, influyen y dirigen la lucha proletaria. Pero vale igual también durante los periodos cuando el proletariado no lucha en masa, incluso en periodo de plena contra-revolución, y que los revolucionarios están dispersados, divididos, reducidos a muy pequeños grupos o círculos sin influencia directa e inmediata en la clase revolucionaria. También es del todo verdad hoy en día mientras el capitalismo, agarrado por la crisis y sus proprias contradicciones, impone miseria y sacrificios crecientes y busca arrastrar a la humanidad hacia la guerra imperialista y que los proletarios, en su gran masa, no saben como oponerse y aun vacilan demasiado a menudo para hacerlo.

La realidad, la acción, las fuerzas y debilidades de los grupos comunistas, del partido en devenir, son un dato esencial para comprender el estado del mundo capitalista y el curso de la lucha de clases. Es por eso que es importante destacar, saludar y apoyar la emergencia en curso actualmente de nuevos grupos políticos que se reivindican de la Izquierda comunista, particularmente en Estados Unidos y en España. El aporte de nuevas energías, de sangre nueva, es por saludar a dos niveles. Primero, con la crisis del 2008 y el desarrollo de la lucha de clase en Grecia y España por ejemplo, se podía esperar a un desarrollo concomitante de grupos de la Izquierda comunista, desarrollo – cabe precisarlo – en términos de intervención e influencia, no tanto en términos numéricos. Sin embargo, es más bien el contrario que ocurrió : descomposición de la Corriente Comunista Internacional, desarrollo de la ideología derrotista según la cual la Izquierda comunista hubiera quebrado (cuya expresión más acabada queda la revista Controverses), etc. En segundo, la generación de militantes de los años 1960-70, generación que formó la base de la mayor parte de los grupos históricos [1] de la Izquierda comunista, es diezmada ya que varios militantes desaparecen, el resto siendo golpeado por la desmoralización política. Total que la constitución de nuevos grupos alrededor de la revista Intransigence (https://intransigence.org/) [2] y la creación de grupos alrededor de Nuevo Curso (https://nuevocurso.org/) como la Liga Emancipación (http://emancipacion.info/) es por saludar fraternalmente.

Reapropriarse la experiencia de la Izquierda comunista internacional

La tarea la más difícil para los nuevos grupos comunistas es la reapropriación del programa comunista. Cabe mirar a la cara la realidad. Entre el periodo actual y la Revolución de Octubre del 1917, ha habido una ruptura política marcada por la más aciaga de las contra-revoluciones. Solos unos pocos pequeños núcleos fueron capaces de mantenerse y, así, de asegurar una cierta continuidad política y programática hasta hoy en día. Las jóvenes generaciones deben pues basarse sobre esta herencia con miras a evitar caer en el escollo del modernismo, o sea de la ideología nihilista que pretende que todo ha fracasado, incluso el marxismo, salvo su propria nueva ’teoría’. Si bien es demasiado temprano para pronunciarse de manera profunda sobre el grupo Emancipación (España) que todavía se ha expresado poco, la revista Intransigence #2 (USA) publica varios textos históricos de la Izquierda comunista. De hecho, se publican un texto de Grandizo Munis [3] y otro de la Fracción de izquierda del Partido comunista de Italia. Y esto está bien.

Además, las posiciones de base de la revista Intransigence son posiciones típicas de la Izquierda comunista. Aunque son un poco sumarias, por ejemplo no se menciona el principio de la dictadura del proletariado, ni siquiera de la destrucción del Estado burgués, expresan mal que bien lo que llamamos ’fronteras de clase’, o sea las posiciones resultantes de la más altas experiencias políticas del movimiento revolucionario. Sin embargo, estas posiciones deben ser criterios discriminatorios sino se quedan como un deseo piadoso. Por ejemplo, el artículo publicado del grupo Kontra Klasa de Croacia sobre el periodo de transición se opone completamente a las posiciones de base presentadas por la revista. En efecto, este texto simpatiza con la teoría de la comunisation [4] y con un espíritu consejista bien presente : no habla de la transición entre capitalismo y comunismo sino del punto de vista económico, ¡ sin mencionar la cuestión central del poder político ! Ahora bien, se debe luchar sin descanso contra esta teoría oportunista de la comunización.

Lo que nos lleva a plantear la cuestión del reagrupamiento. Sí, cabe reagruparse. Pero, ¿ según cuál método ? El reagrupamiento jamás será una suma armoniosa de diferentes corrientes o tendencias del medio revolucionario. Esto es una concepción democrática del reagrupamiento. Por el contrario, este se realizará por un proceso de confrontación política ; que además ya está desarrollándose bajo nuestros ojos de manera embrionaria. Por confrontación política, queremos decir la lucha política en el medio revolucionario entre la izquierda marxista y la derecha oportunista. Esta demarcación, siempre dinámica y cambiante, trasciende además las organizaciones formales. No hay otra vía hacia la constitución del partido.

Probablemente, he aquí la carencia principal de la revista #2 de Intransigence : no hay ninguna toma de postura, ni debate o confrontación política, de los diferentes textos publicados. No obstante, cuatro grupos diferentes participan en ella. Lógicamente, se puede pensar que no tienen todos las mismas posiciones sobre todos los aspectos de la lucha de clases. ¿ Porqué no utilizar la revista como una herramienta para debatir y discutir y así entablar un verdadero proceso de homogeneización alrededor de una corriente u otra de la Izquierda ? El reagrupamiento no es un centro comercial donde cada uno abre su tienda para ofrecer su propria mercancía.

Los grupos comunistas : ¿ expresiones de un proletariado local o expresiones del proletariado internacional ?

Igualmente, el reagrupamiento de los revolucionarios debe hacerse directamente sobre el terreno internacional según el principio del internacionalismo. Pues pensamos reductor que Intransigence se coloque formalmente sólo sobre el terreno norte-americano. La revista tiene ’espontáneamente’ un carácter internacional ya que un grupo croata participa, cuestionando así la pretensión del reagrupamiento sólo en el suelo norte-americano. Esta cuestión nos parece ser una de las dificultades principales con las cuales se enfrentan los nuevos grupos. ¿ Deben los grupos comunistas, incluso los de hoy, y el partido considerar y abordar las situaciones y los problemas, generales y particulares, a partir del ámbito local o a partir del internacional ?

Que sean de entrada un grupo con una existencia material física internacional, en varios países y continentes, o solamente en una sola ciudad aislada, no cambia la problemática política y el enfoque con el cual los comunistas deben tratar el problema. Para responder a esta cuestión que corresponde a la dimensión espacio, cabe adoptar el mismo método que para la dimensión tiempo : un grupo comunista, a fortiori el partido, debe considerar las situaciones y los problemas que se presentan no a partir del punto de vista inmediato sino histórico ; quiere decir a partir del porvenir revolucionario y comunista del proletariado internacional. Las referencias y los llamados al internacionalismo, por cierto indispensables, no bastan y se vuelven deseos piadosos, abstracciones, si no son alimentados por la visión y un planteamiento internacional constante y por la perspectiva histórica de la insurrección proletaria y de la dictadura del proletariado. Estas consideraciones tienen implicaciones concretas de todo orden, incluso para la intervención en las luchas obreras inmediatas y locales.

Igualmente, los grupos comunistas y el partido siempre se dirigen hacia el proletariado internacional aun cuando intervienen en una lucha específica y local con orientaciones y eslóganes particulares. Por ser armados con el programa comunista, y así tomar en consideración de manera constante el carácter histórico e internacional de la lucha proletaria, son los más capaces, y a menudo los únicos, para poder avanzar las orientaciones y los eslóganes los más eficaces acorde con los momentos y los limites de cada lucha obrera, ’de la más pequeña hasta la más grande’. Así, cualquier grupo comunista debe de inmediato considerarse como una expresión del proletariado internacional cualquiera sean los lugares, los sitios, donde sus miembros surgen y donde pueda intervenir directamente y físicamente – por cierto con una responsabilidad particular en estos lugares. Todo nuevo grupo debe ’tender’ – no es un ’absoluto’ que se puede decretar sino un proceso de homogeneidad y unidad políticas alrededor del programa comunista por lo cual cabe luchar – a formarse y actuar como un grupo internacional centralizado. Una vez más, no se trata aquí de puras abstracciones, ni siquiera de ’preferencias’ en sí de orden ético o aún de dogmas que se limitarían al solo terreno de la forma organizacional por adoptar, sino de la selección de un planteamiento político general y del método de análisis e intervención por utilizar y desarrollar en cada momento y… lugar, incluso de terreno y tema de lucha, donde se puede intervenir. Incluso pues en el combate para el partido y su construcción.

Robin, Septiembre 2018

Inicio


Notas:

[1. Para simplificar, el Partido Comunista Internacional (llamado ’bordiguista’), la Tendencia Comunista internacionalista y la Corriente Comunista Internacional.

[2. Workers Offensive (/www.workersoffensive.org) que habíamos saludado en el número anterior de esta revista, el Gulf Coast Communist Fraction (https://gulfcoastcommunistfraction.wordpress.com/) sobre el cual tomaremos posición en la revista próxima, el grupo americano de la TCI, el IWG y un nuevo grupo de Canadá, próximo a la TCI según parece, el Klasbatalo Collective.

[3. Parece haber un rebrote de interés en el medio revolucionario para Grandizo Munis y su corriente político, el Fomento Obrero Revolucionario, que por desgracia no tiene más expresión formal. Aunque no nos reivindicamos ’directamente’ de esta corriente, esta se coloca sin nínguna duda dentro de la Izquierda comunista.

[4. Teoría ultra-gauche [ultra-izquierda] que defiende el pasaje directo del capitalismo al comunismo, evitando así de hablar de la cuestión esencial del poder y del Estado, en breve, una versión moderna y académica del anarquismo.