Revolución o Guerra n°9

(Semestral - Febrero 2018)

Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Nuevas voces comunistas :Nuevo Curso (España) y Worker’s Offensive (Estados Unidos)

La evolución de los campos revolucionarios y proletarios – este último siendo más directamente vinculado con la Izquierda comunista internacional – es también una expresión de la evolución de la relación de fuerzas histórica entre las clases burguesa y proletaria. Aunque no es su producto directo y mecánico y tiene su propria dinámica contradictoria. A su turno, las fuerzas políticas revolucionarias, como expresiones las más altas – o desarrolladas – de la consciencia de clase, intervienen, también de manera no directa, tampoco mecánica, sobre el desarrollo de la lucha de clases. Del mismo modo que las meras luchas obreras, son un producto y factor activo de esta. No porqué influirían hoy en día directamente sobre las luchas obreras – esto ocurre todavía en unas demasiadas raras excepciones y dentro limites muy reducidos – pero en la medida en que son capaces de defender y reafirmar las posiciones de clase – en particular la autonomía de clase frente al Estado burgués y el internacionalismo proletario frente a los nacionalismos y las guerras imperialistas –, de definir y avanzar una comprensión general de la situación histórica – en relación a la alternativa histórica revolución o guerra – y de presentar orientaciones concretas para las luchas las más significativas en el sentido de su extensión e unificación contra las fuerzas estatales y la clase capitalista. Como tales, estas tomas de posición políticas de clase se vuelven elementos materiales del enfrentamiento entre la burguesía y el proletariado y de la evolución de su relación de fuerza.

En este sentido, la aparición de nuevas voces comunistas tales como Nuevo Curso en España (www.nuevocurso.org) o también Worker’s Offensive en los Estados Unidos (www.workersoffensive.org/) confirma, según nosotros, que el proletariado internacional como clase revolucionaria tiende a dotarse también de las herramientas políticas, grupos comunistas y en el futuro el partido comunista mundial, que requiere para las confrontaciones masivas por venir.

Nuevo Curso es un blog de compañeros que empezó a publicar desde septiembre pasado tomas de posición regulares sobre la situación y sobre cuestiones más amplias, incluso teóricas. Desgraciadamente, nada más son en español. El conjunto de las posiciones que defiende son claramente de clase y se ubican en el marco programático de la Izquierda comunista. No se define como un grupo político y distingue las “vanguardias contingentes” (de las cuales hace parte) y las “vanguardias históricas” (los grupos políticos de la Izquierda comunista). Estas categorías y el planteamiento de los compañeros no corresponde, al menos formalmente, con “nuestras proprias categorías”, grupos políticos, círculos de discusión o aún “órganos intermediarios” (vea RG #8), etc. Sin embargo, estamos muy impresionados no solamente por su recordatorio sin concesión de las posiciones de clase, pero sobretodo por la "cualidad marxista” de los textos de los compañeros y su capacidad de análisis y orientación en el mero curso de los acontecimientos y situaciones : España y Cataluña por cierto pero también las manifestaciones proletarias en Irán, les rivalidades imperialistas con la cuestión de la Corea del norte o también Venezuela y el chavismo… o aún una historia de la Izquierda comunista en España que recomendamos particularmente.

En gran parte, va igual con el grupo Worker’s Offensive que publica Intransigence. Contrariamente a Nuevo Curso, se define como grupo político. Sus posiciones de base se colocan dentro del marco programático de la Izquierda comunista aun cuando no mencionan la consciencia de clase, el “ papel de los revolucionarios ”, tampoco la cuestión del partido como “ órgano de dirección política ”. Sin embargo el editorial de Intransigence #1 trata la cuestión de manera bastante positiva en nuestra opinión. La revista denuncia particularmente y con brío la ideología y las fuerzas políticas burguesas de izquierda sobre asuntos poco tratados tales como El dilema de la sanidad bajo el capitalismo [Capital’s Health Dilemma] o también la utilización de las “identidades raciales”, en nombre del anti-racismo, El callejón sin salida de las políticas identificarías raciales [The Dead-End of Racial Identity Politics].

Queremos también llamar la atención sobre la revista A Free Retriever’s Digest que reagrupa los artículos de la prensa revolucionaria que los editores encuentran como los más interesantes. Al parecer sin otra ambición que esto, la revista tiene el mérito de proporcionar un punto de referencia para los debates y las divergencias que existen en el campo revolucionario internacional.

Sin prejuzgar de su porvenir y impacto futuro en los campos revolucionarios y proletarios, son experiencias nuevas que seguiremos con atención e interés. En la medida de nuestras posibilidades y en relación a nuestras prioridades políticas, trataremos de participar a hacerlas conocidas a nivel internacional. Una de las dos prioridades políticas habiendo fundado nuestro grupo consiste en reagrupar y enfocar al conjunto de las fuerzas revolucionarias alrededor de las posiciones y los debates de la Izquierda comunista y de sus expresiones materiales, grupos y círculos políticos, y más particularmente alrededor de su principal organización hoy, la Tendencia Comunista Internacionalista. En apenas unos meses, y gracias a su actividad y dinamismo, Nuevo Curso y Workers’s Offensive se colocan, de facto, en este combate, con un planteamiento original en particular para el primero, pero de manera activa, abierta y no sectaria.

Los contrastes más y más agudos que atraviesan el mundo capitalista ejercen también sus efectos sobre los revolucionarios. Obviamente, el campo proletario y más particularmente la Izquierda comunista son afectados asimismo por los temblores pre-sísmicos de las confrontaciones masivas entre las clases. Bajo la coacción histórica, unas fuerzas como la CCI [1] que viene de celebrar su 22o congreso y por sus proprias contradicciones, se vuelven momias petrificadas. En sentido contrario, nuevas fuerzas y generaciones están surgiendo. El porvenir y el pasado. Es un reto para los grupos de la Izquierda comunista que siguen siendo dinámicos tales como la TCI o nosotros.

RL, febrero 2018

Inicio


Notas:

[1. Es muy probable que lleguemos a hacer un balance histórico de esta organización en uno de nuestros próximos números ya que su último congreso ha por cierto sancionado la desaparición de toda vitalidad proletaria en esta organización. A propósito, cabe destacar para nuestros lectores, que la CCI no ha hecho ninguna presentación, o balance, del 22o congreso. Por consiguiente, nadie sabrá porque, ni cuales divergencias políticas, hicieron que el órgano central se encontró minoritario sobre su informe de actividades después muchas vicisitudes de un ridículo espantoso. Pasemos de esto. Ya no tiene mucha importancia para el proletariado, tampoco para el campo proletario.