Revolución o Guerra n°5

(Febrero 2016)

PDF - 958.1 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a las versiones inglesa y francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

21° Congreso de la Corriente Comunista Internacional : ¿ « Renacimiento cultural » o anuncio de liquidación por los “derecho-habientes” ?

« La CCI celebró en la primavera pasada su vigesimoprimer congreso. Este acontecimiento coincidió con los cuarenta años de existencia de nuestra organización. Por eso tomamos la decisión de darle a este congreso un carácter excepcional con el objetivo central de poner las bases de un balance crítico de nuestros análisis y actividad de estas últimas cuatro décadas. »

Al leer el artículo 40 años después de la fundación de la CCI, ¿ Qué balance y qué perspectivas ? [1], no cabe dudas que este congreso representa un momento importante en la vida de esta organización y una etapa particular en su caída al abismo del oportunismo. En apariencia, adopta una nueva actitud modesta y autocrítica sobre toda su historia lejos de las declamaciones peremptoras del pasado sobre la validez eterna de las políticas y posiciones adoptadas. Pero en los hechos, la CCI “de hoy” vuelve sobre 40 años de existencia para, lo vamos a ver, sacar un balance negativo de su historia real pasada. Y así justificar lo que se presenta come siendo la liquidación teórica y política final por los que se impusieron con maniobras, condenas y exclusiones como los “derecho-habientes” del moribundo.

La primera parte, El balance crítico de nuestro análisis de la situación internacional, vuelve por lo esencial sobre lo que la CCI considera ahora como errores, que cualifica como inmediatistas, en los diferentes análisis sobre el desarrollo de la lucha de clases : la comprensión del curso histórico ; la sub-estimación del peso de la contra-revolución ; ver al proletariado como estando únicamente a la ofensiva mientras solo ha desarrollado luchas de defensa económica ; una falta de manejo de la teoría de Rosa Luxemburg llevando a una sobre-estimación de la crisis del capitalismo ; una sub-estimación de los efectos mortíferos de la descomposición. Salvo el último punto, estas constataciones nos vuelven a tomas de posición de los años 1970 y 1980. Tomadas en sí, más o menos se las puede, o no, compartir y tocan a dificultades para aplicar el método de análisis marxista que encuentra inevitablemente cualquier organización comunista.

En cambio, vienen completamente ignorados los verdaderos errores relacionados con principios marxistas, o sea sus traiciones, tal como el rechazo de la alternativa histórica revolución o guerra en el 15o congreso, la desaparición de la perspectiva de guerra imperialista mundial remplazado por la del « apocalipsis ecológico » en el 17o congreso, la denuncia de la huelga salvaje de los obreros de la OPEL en Bochum (Alemania) en octubre 2004, el llamado a la solidaridad con los policías heridos como « seres humanos [y] padres de familia » (¡!) en 2006 durante las manifestaciones callejeras en Francia o aún él para participar a las campañas humanitarias durante el tsunami de 2004 en Asia... [2].

La primera parte del informe sobre la situación internacional (rapport sur la situation internationale [3], no traducido todavía) corre hasta el fin de los años 1980 y traza de manera bastante fiel los análisis pasados de la CCI. Ubica a su centro el concepto de “curso histórico”. Pero a partir de los años 1990, « ante el avance de la descomposición, hemos sido obligados a reexaminar toda la cuestión del curso histórico en un informe para el 14o congreso » de 2001 (traducimos y subrayamos). Y por razón, la “Descomposición” elevada a categoría absoluta, se ha vuelto el factor determinante de la situación en lugar de la lucha entre burguesía y proletariado en el centro de la noción de “curso histórico” : « la descomposición (...) crea peligros inmensos para la clase obrera [que] podría ser progresivamente aplastada por el conjunto del proceso hasta no ser capaz de levantarse contra la marea de la barbaría » y hasta llamar a luchar contra ella – y no contra la clase capitalista. Por ejemplo : ¡ los « estudiantes de Francia en 2006 o la revuelta de los indignados en España dieron un golpe al avance de la descomposición » ! La teoría oportunista de la Descomposición remplaza (y liquida) la lucha de clases por la “lucha contra la descomposición”. Así que el método de análisis definido por el “curso histórico” basado sobre la primera ya no es operativo y su mantenimiento, aun formal, contradice abiertamente la teoría de la descomposición.

El balance del congreso concluye que « hoy, tras casi 25 años de un casi estancamiento de la lucha de clases a nivel internacional, la CCI debe ahora empeñarse en una tarea parecida a la de Bilan [revista de la Fracción de izquierda del Partido comunista de Italia en los años 1930, nota del GIIC] en su tiempo: comprender las razones del fracaso de la clase obrera para reencontrar una perspectiva revolucionaria casi medio siglo después de la reanudación histórica de la lucha de clases a finales de los años 1960. ». El anuncio de la liquidación de la experiencia de los años 1970 y 1980 está programado. Y esto precisamente cuando la noción de “curso histórico” se verifica, cuando crisis y guerra se conjugan directamente obligando la burguesía a llevar una guerra de clase redoblada contra el proletariado.

Reinado de la ideología burguesa y fracaso de la lucha contra el “parasitismo”

Las partes que siguen, El papel de la CCI como “fracción en cierto modo” y La necesidad de un “renacimiento” moral y cultural, sirven para justificar, “históricamente y teóricamente”, el rechazo anunciado. Es inútil detenerse salvo para destacar, y reírse, los nuevos eslóganes internos : « la cultura de la teoría » (después “la cultura del debate”) y « la búsqueda de la verdad » por una parte y, por otra, el grado de penetración de la ideología burguesa y pequeña-burguesa que revelan. Y, como extra, el envilecimiento descarado de la historia del movimiento obrero que muestra el estado de degeneración al cual ha llegada esta organización : « En realidad, el proceso de degeneración del SPD [Partido social-demócrata alemán antes de 1914, nota del GIIC] empezó mucho antes de que abandonara el trabajo teórico. Se inició desmantelando poco a poco la solidaridad entre les militantes a causa de la abolición de las leyes antisocialistas (1878-1890) y la legalización del SPD. (...) Tal destrucción de la solidaridad (favorecida por las condiciones “confortables” de la democracia burguesa) abrió las compuertas a una perversión moral creciente en el seno del SPD ». Desde los años 1990, la CCI explicaba las crisis de las organizaciones políticas del movimiento obrero por la existencia de clanes y de animosidades personales en sus filas. ¡ Hoy, es la ausencia de solidaridad entre miembros que provoca su degeneración ! Fuera la mayor parte de las aportaciones teóricas y políticas del movimiento obrero, de Lenin, de Rosa Luxemburg, etc., en su combate contra el oportunismo político...

La parte sobre La defensa de la organización es una confesión terrible de fracaso por el oportunismo de la CCI : « Reforzar la defensa pública e intransigente de la organización es una orientación que el Congreso se ha dado. La CCI es perfectamente consciente de que esa orientación puede no ser entendida por el momento, ser criticada porque no haría “juego limpio”, y por lo tanto llevarla a un mayor aislamiento todavía. Lo que en realidad sería peor sería dejar que el parasitismo hiciera su faena destructiva sin reacción en contra. El Congreso también en eso dejó claro que la CCI debe tener la valentía de “nadar a contracorriente”... » En breve, su combate contra el “parasitismo” y para destruir a los demás grupos que rechazaban seguirle sobre este terreno, recordamos el llamado interno para destruir al BIPR en su 16o congreso de 2005, fue una derrota y contribuyó al desarrollo de su propio desacredito y aislamiento.

La verdadera debilidad histórica de la CCI

En realidad, la selección de los errores mira a cuestionar la CCI de los años 1970 y 1980 y a liquidar la experiencia – particularmente de intervención en las luchas obreras – y las aportaciones teóricas y políticas de aquellos periodos ; especialmente, los de su combate casi permanente contra el peso de sus origines y debilidades de orden consejista en aquellos años. Cuando hablamos de debilidades de orden consejista – el economismo combatido por Lenin en su tiempo – no reducimos, ni mucho menos, el problema al solo reconocimiento formal de la necesidad del Partido. La lucha contra el economismo moderno que es el consejismo, nos vuelve a la relación entre “ser y conciencia”, entre conciencia de clase y su extensión en la clase, entre Partido y clase, a nivel teórico tal como el Marxismo supo comprenderlo ; y al reconocimiento práctico de la dimensión política permanente de las luchas obreras y al método de análisis de las situaciones que lo acompaña. En particular, la Izquierda Italiana nos enseño que había un lazo estrecho entre la toma en cuenta permanente de la dimensión política de la lucha de clases y el factor “conciencia de clase” por una parte y el análisis del desarrollo de la situación por otra. Sin embargo, la principal debilidad histórica de la CCI por cierto es su dificultad de siempre para reappropiarse el conjunto de la historia del movimiento obrero a pesar de su plataforma. Cuando se reivindicaba de las fracciones de Izquierda de los años 1930, en realidad se reivindicaba solo de la revista Bilan a partir de 1933 ; y de las Izquierdas holandesa y alemana. Siempre ignoró las aportaciones y los combates teóricos y políticos del Partido comunista de Italia y luego de su fracción de izquierda. Jamás examinó realmente, ni siquiera de manera crítica, las Tesis de Roma y las Tesis de Lyon [4] por ejemplo. No obstante, estos documentos programáticos desarrollan todo un método y una visión que los comunistas deben retomar para poder desarrollar, de un punto de vista de partido, análisis y comprensiones de las situaciones. « El proceso histórico de la emancipación del proletariado y de la fundación de un nuevo orden social deriva de la lucha de clases. Toda lucha de clases es lucha política, o sea, tiende a desembocar en una lucha por la conquista del poder político y la dirección de un nuevo organismo estatal » (Tesis de Lyon). Sin poder desarrollar más aquí, es la relación al Estado, la perspectiva de la insurrección, de la destrucción del Estado burgués y de la dictadura del proletariado que define el método y los criterios para evaluar la evolución de la relación de fuerzas política entre las clases, o “curso histórico”. La mayor debilidad histórica de la CCI radica por cierto en esta ignorancia de la experiencia de la Izquierda Italiana de los años 1920. Explica que no haya realmente podido deshacerse de sus origines consejistas a pesar de los combates llevados a cabo en su seno y que haya vuelto a caer en ellas desde entonces [5].

Por fin, la conclusión de este informe anuncia la llegada más o menos próxima de la liquidación oficial de la CCI histórica por el oportunismo triunfante : « La CCI está hoy en un período de transición. Gracias al balance crítico que ha entablado, a su capacidad para examinar sus debilidades, para reconocer sus errores, la CCI está haciendo una crítica radical de la visión de la actividad militante que hasta ahora hemos tenido, de las relaciones entre militantes y de los militantes respecto a la organización, como línea directriz la cuestión de la dimensión intelectual y moral de la lucha del proletariado. Debemos pues comprometernos con un verdadero “renacimiento cultural” para poder seguir “aprendiendo” para así asumir nuestras responsabilidades. »

Con el llamado a « una crítica radical », el balance es claro : es negativo. No dudamos que lo sea para el oportunismo cuyo interés es precisamente liquidar las aportaciones teóricas y políticas de la CCI de sus primeras décadas y de borrar la experiencia organizacional real – no la inventada hoy posteriormente – tan al nivel de la vida interna como de intervención en la clase. Este anuncio de liquidación es pues lógico con la deriva oportunista que esta organización ha vivido desde ahora al menos 15 años.

Queda un soló interrogante, por cierto formal, pero sí importante : ¿ A cuando el acto de defunción oficial va a ser entregado por los que se acaparon fraudulentamente la herencia ? ¿ Cuando el cambio de plataforma y la ruptura declarada con los principios que fundaron esta organización hace 40 años ?

RL, Enero 2016.

Inicio


Notas:

[2. La lista no es exhaustiva. El lector interesado (o el historiador), puede referirse al sitio de la FICCI y de la FICI. El lazo siguiente, http://fractioncommuniste.org/index_esp.php?SEC=b00, dirige hacia la página de los sumarios de todos los boletines. Podrá conseguir las tomas de posición sistemáticas y críticas de ambas fracciones sobre todos los congresos de la CCI ( y de su sección en Francia) desde 2001 para encontrar a la vez la denuncia de sus posiciones abiertamente oportunistas y una alternativa política, en el marco de principios, teórico y político de los fundamentos de esta organización. El conjunto de estos artículos pueden servir de referencia principal para trazar la historia de la CCI desde aquel entonces e incluso, a un grado menor, desde su fundación.

[3. Todavía, no está traducido mientras publicamos nuestra versión española. He aquí el lazo internet con este informe en francés http://fr.internationalism.org/revue-internationale/201601/9302/rapport-lutte-classe y en inglés http://en.internationalism.org/international-review/201601/13787/report-class-struggle.

[5. Entre otras cosas, basta con destacar su apología y su fetichismo de la “auto-organización” del movimiento estudiante francés (CPE) del 2006 o aún de los “indignados” españoles.