Revolución o Guerra n°16

(Octubre 2020)

Aviso : hasta la fecha, no podemos hacer verificar los artículos de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa o inglesa.
Tampoco pudimos traducir, por falta de fuerzas, el sumario completo de la revista en inglés y francés. Nada más publicamos los artículos que tratan directamente o indirectamente, la situación en los Estados Unidos por ser, acorde con nosotros, la cuestión central en la situación mundial actual.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Manifestaciones contra la violencia policial en Estados-Unidos : implicaciones políticas y perspectivas para la clase obrera

La declaración sobre las manifestaciones anti-racistas en los Estados Unidos, de fecha 5 de junio de 2020, es una posición que hemos adoptado junto con los camaradas del Gulf Coast Communist Fraction. El artículo que la sigue, escrito a finales de agosto, es una toma de posición de nuestra parte sobre el significado político e internacional de los acontecimientos y especialmente de la campaña anti-racista que los siguió a pocos días de la explosión espontánea de las primeras manifestaciones callejeras tras el asesinato de G. Floyd.

Nuestra voluntad de publicar una declaración conjunta con el GCCF se basa en el proceso de discusión, debate y confrontación política que hemos llevado a cabo con los camaradas durante casi dos años, en las aclaraciones políticas y los acuerdos sobre posiciones de principio que hemos alcanzado hasta la fecha. Sin prejuzgar la continuación del proceso de clarificación y acercamiento políticos, o incluso de reagrupamiento, el grado de homogeneidad política que hemos alcanzado nos permite así adoptar posiciones políticas públicas en común con la mayor claridad posible.

Comunicado del Gulf Coast Communist Fraction y del Grupo Internacional de la Izquierda Comunista (5 de junio 2020)

Desde el horrible asesinato de George Floyd por agentes de policía de Minneapolis, se han producido protestas en más de 100 ciudades de los Estados Unidos. Los participantes en estas manifestaciones están legítimamente indignados por este asesinato, que es el último de una larga serie. Para añadir a la indignación, la violencia de la policía de Estados Unidos. se desató en todo el país, apuntando a los saqueadores y brutalizando a los manifestantes y transeúntes. No podemos ignorar la realidad social de la brutalidad policial y el racismo generalizado contra los negros, y en particular la función de este último en la historia del capitalismo estadounidense; hacerlo equivaldría a la complicidad en el chovinismo. Debemos expresar nuestra solidaridad con las víctimas de la brutalidad/violencia policial y de la discriminación racista, intentando al mismo tiempo poner de relieve las insuficiencias del contenido y del terreno de estas manifestaciones desde el punto de vista de la lucha contra la intensificación de la explotación de la clase obrera y la represión del Estado. Como comunistas, proponemos una orientación en el terreno de la clase obrera, la única adecuada para la lucha contra la dominación capitalista y el racismo, que forma parte del arsenal de armas ideológicas utilizadas para mantenerla.

A pesar de la rabia sincera y justificada que siguió a este atroz asesinato, así como de la aparente disposición de muchos participantes en estas protestas a enfrentarse físicamente a la policía, las protestas se caracterizan por varias debilidades importantes que son comunes a muchos movimientos populares interclasistas que hemos observado en los dos últimos años; principalmente el identitarismo y el democratismo. Independientemente de estas características, la vanguardia política de la clase obrera no puede ignorar la realidad de estas protestas simplemente porque no son ’puramente’ proletarias. Debemos esforzarnos por dar una explicación materialista y trazar las orientaciones correctas para la clase obrera internacional. Es importante señalar que la importancia de estos acontecimientos se extiende mucho más allá de las fronteras de los Estados Unidos. Ya antes de la pandemia, se estaban desarrollando muchas revueltas sociales y movilizaciones de la clase obrera en todo el mundo y eran reprimidas por la policía antidisturbios. Hoy, con la crisis económica general, estamos en un período de confrontaciones de clase y revueltas sociales masivas; y las manifestaciones en los Estados Unidos. son también parte de esta nueva situación global a la que el capitalismo nos está arrojando a todos.

El papel social de la policía

El papel social universal de la policía consiste fundamentalmente en actuar como garante de la dominación capitalista, más que como vehículo de la supremacía blanca, o de la supremacía racial en general; esto nos lleva a la conclusión de que actuar bajo la consigna planteada por los manifestantes de ’abolir la policía’ requiere la abolición del Estado capitalista en su conjunto. Esto a su vez implica que la clase obrera toma el poder político y ejerce su dictadura sobre la sociedad. La opinión alternativa, de que la policía es fundamentalmente un instrumento de la supremacía blanca, lleva directamente a la conclusión de que bastaría con tener a individuos negros en posiciones de poder para cambiar el carácter de la policía, lo que claramente no ha sido el caso, como muestra la presidencia de Obama. Muchos defensores de estas tendencias de ’política racial radical’ o política de identidad negra replicarán que no creen que el simple hecho de poner a individuos negros en posiciones de poder elimine la supremacía blanca, porque su concepción tiene en cuenta a los individuos negros que son cómplices de la supremacía blanca; pueden seguir diciendo que se limitan a señalar cómo este sistema de opresión, distinto del propio capitalismo, afecta sólo a los trabajadores negros. Sin embargo, la división de la clase obrera en un frente de identidades particulares con intereses diferentes es sólo el primer paso que inevitablemente conduce a la unificación con fracciones de la clase capitalista sobre la base de la identidad racial [1]. Al final, al dejar intacto el poder capitalista, no aboliríamos la policía; simplemente le daríamos una nueva imagen, por ejemplo, dándole un barniz democrático.

Por lo tanto, es instructivo que una de las orientaciones propuestas por la izquierda capitalista sea la de un consejo comunitario electo para supervisar el mantenimiento del orden, o incluso sustituir la policía por un organismo burocrático diferente que sirva materialmente al mismo propósito pero con una imagen más ’terapéutica’. En la práctica, estos consejos estarían compuestos probablemente por antiguos oficiales de policía y la pequeña burguesía local. Así como el derecho de los individuos a votar por los políticos no elimina la dominación capitalista, tampoco el derecho a votar por los miembros de un consejo de supervisión de la comunidad eliminaría el papel social de la policía bajo el capitalismo, que es hacer cumplir las relaciones de propiedad capitalistas.

Los efectos nocivos de la lumpenización y del saqueo en la conciencia de la clase obrera

Cuando hablamos de lumpenización, nos referimos al proceso que ha llevado a muchas personas a la pequeña delincuencia, las estafas, el tráfico de drogas, la prostitución y otras actividades socialmente inútiles; es en gran medida consecuencia de la desindustrialización a gran escala de ciudades como Detroit. La tragedia es que esta consecuencia de la crisis capitalista dificulta el desarrollo de la conciencia de clase y, por lo tanto, hace más difícil luchar contra el mismo proceso que creó este fenómeno social indeseable en primer lugar.

Una actividad típica del lumpenproletariado en tiempos de disturbios es el saqueo, que ha sido un rasgo de las continuas protestas/revueltas debido a su naturaleza interclasista. Los comunistas se oponen al saqueo, que es una completa afirmación de la lógica capitalista, a saber, la apropiación privada/individual y la destrucción de las fuerzas productivas. Para dar un ejemplo, la destrucción de las grandes tiendas de venta al por menor es totalmente ajena a los intereses de los trabajadores, ya que hace que la infraestructura sea inútil para cualquier posible apropiación por parte de un cuerpo colectivo de trabajadores, y permite un nuevo ciclo de explotación laboral en la reconstrucción después de la destrucción. En este sentido, tiene un efecto similar a la guerra imperialista: la destrucción física de la mano de obra muerta (fábricas, tiendas, infraestructura) permite un nuevo ciclo de explotación de la mano de obra viva, que es la fuente de valor de nuestra sociedad.

« El capital moderno, necesitando consumidores porque necesita producir cada vez más, tiene todo el interés a volver inutilizables lo antes posible los productos del trabajo muerto para imponer su renovación mediante el trabajo vivo, el único del que ’chupa’ beneficios. Por eso se alegra cuando llega la guerra, por eso se ha entrenado tan bien en la práctica de la catástrofe (...) Para explotar el trabajo vivo, el capital debe aniquilar el trabajo muerto que todavía es útil » (Murder of the Dead, Bordiga, 1951, traducimos del inglés [2]).

Algunas ultra-izquierdas han señalado que las imágenes que circulan por Internet muestran una estructura de autoayuda que parece distribuir libremente los bienes recuperados del almacén saqueado, para demostrar que el saqueo es una medida comunista que produce solidaridad de clase. Sin embargo, aunque no es malo en sí mismo, los activistas que están recuperando los escombros de las ruinas para su redistribución no demuestran que el saqueo es un acto proletario [3]. Puede decirse que los saqueos han producido actitudes de autoayuda de la misma manera que un desastre natural podría producir potencialmente autoayuda en respuesta, y los que participan en la autoayuda tienen que perder mucho tiempo limpiando después de los saqueos, tomando precauciones de seguridad debido a los vidrios rotos, las fugas, los cables expuestos y raspando lo que puede quedar para su distribución. Está claro que el saqueo no forma parte de la lucha de los trabajadores, sino que se opone totalmente a ella. Ya sea que los trabajadores se dediquen al saqueo o a las milicias mercantiles, son movilizados como carne de cañón para una batalla entre dos fracciones opuestas de la pequeña burguesía (ya que el lumpenproletariado es, después de todo, sólo la sección ’ilegal’ de la pequeña burguesía).

Este episodio es también una oportunidad para mostrar el papel manifiestamente reaccionario del anarquismo y la teoría de la comunización adyacente a él, las ideologías de la pequeña burguesía y el lumpenproletariado. Mientras que los anarquistas y comunizadores fomentan el saqueo y lo ven como una de-mercantilización de una mercancía a la vez (como si el capitalismo no fuera un sistema totalizante), nosotros lo rechazamos y lo vemos como lo que es: una apropiación individual impuesta a precio cero sin tener en cuenta las necesidades colectivas de la clase obrera. Lo que Rosa Luxemburgo escribió sobre el anarquismo en la revolución rusa de 1905 sigue siendo cierto hoy en día:

« (...) qué papel real juega el anarquismo en la Revolución Rusa? Se ha convertido en el símbolo del robo y del pillaje comunes; una gran proporción de los innumerables robos y actos de saqueo a personas privadas se llevaron a cabo en nombre del “anarco-comunismo”, actos que se volverían como una ola tumultuosa contra la revolución en cada periodo de depresión y en cada periodo defensivo temporario. En la Revolución Rusa el anarquismo no se ha convertido en la teoría de la lucha del proletariado sino en la bandera ideológica del lumpenproletariado contrarrevolucionario que, como una escuela de tiburones, pululan tras el barco de guerra de la revolución. Por lo tanto la carrera histórica del anarquismo está poco menos que liquidada » (La huelga de masa, Rosa Luxemburg, 1906).

El método ahistórico e idealista del anarquismo es irreconciliable con el método materialista que usamos. Nuestro método consiste en analizar la relación de fuerzas entre las clases, lo que nos permite dar orientaciones que corresponden a las potencialidades del momento presente.

Las tareas de la clase obrera y sus vanguardias

Los grupos de izquierda que se limitan a glorificar las protestas sin señalar sus defectos, en última instancia, están haciendo el juego a la clase capitalista de los Estados Unidos, especialmente al Partido Demócrata. Si esto sigue siendo una violencia desorganizada en un terreno interclasista orientada en torno a la cuestión única de la violencia policial, en lugar de la violencia organizada y consciente de la clase obrera que hace valer sus propios intereses colectivos, podría llevar al proletariado a ser provocado a una confrontación en la que carece de las herramientas políticas necesarias para luchar eficazmente contra el Estado. Esto podría llevar a un baño de sangre y marcar un paso decisivo en la marcha hacia una guerra imperialista generalizada con importantes consecuencias para el proletariado, no sólo en los Estados Unidos sino en todo el mundo.

No debemos vacilar en demostrar el carácter totalmente reaccionario de organizaciones como Black Lives Matter [BLM], que tiene como objetivo movilizar a los trabajadores negros detrás del Estado capitalista y sobre una base totalmente basada en la identidad. De hecho, dos de sus objetivos declarados son « involucrar vigorosamente a nuestras comunidades en el proceso electoral » y « promover el registro de votantes entre la Generación Z, la comunidad negra y nuestros aliados »  [4]. El efecto práctico de la actividad del BLM es fortalecer el establecimiento del Partido Demócrata y difundir el veneno ideológico de la identidad racial, que ha sido uno de los pilares de la estrategia del Partido Demócrata en los últimos años.

El jugador de baloncesto Lebron James con una camiseta de "vote or die", votar o morir. El capitalismo es más bien "votar y morir"..

Black Lives Matter y las diversas maquinarias militantes del Partido Demócrata sólo canalizarán una revuelta antirracista contra la violencia policial en el impotente terreno pequeñoburgués del boicot al consumo y la representación cultural, reforzando un proyecto que permite a los propietarios/directores de empresas negras obtener el derecho exclusivo de explotar a los trabajadores negros, y a los ejecutivos negros (empresarios pequeñoburgueses) utilizar su identidad como palanca al competir con sus homólogos blancos por los puestos asalariados en la burocracia empresarial estatal y privada. Esta es la versión pequeñoburguesa del ’antirracismo’. Además de reducir la justificada ira contra el aspecto represivo de la lucha por la ’representación’, también existe la perspectiva de que la clase capitalista esté simplemente reemplazando la vieja estrategia discriminatoria por otras que justifiquen el aumento de la explotación de los trabajadores, especialmente los trabajadores rurales, etiquetados como ’racistas’ o ’atrasados’ por los funcionarios de las corporaciones progresistas y multiculturales. Las dos fracciones de la burguesía americana, republicanos y demócratas por igual, aplican a la inversa las estrategias de división: la segregación y el identismo.

Estas manifestaciones tienen un significado particular en el contexto actual de una crisis de proporciones históricas, y comparten ciertos rasgos con otras revueltas recientes como la de los chalecos amarillos o la de Chile en 2019. En el momento de escribir este artículo, la tasa de desempleo en los Estados Unidos se acerca al 25%, con más de 40 millones de estadounidenses que han solicitado el seguro de desempleo. Al adoptar un enfoque desdeñoso de estos y otros movimientos interclasistas, la vanguardia estaría dando paso a las orientaciones reaccionarias, identitarias y burguesas que ya están presentes. Sin embargo, para dar las orientaciones adecuadas, no basta con repetir las palabras de los críticos burgueses de la brutalidad policial; es necesario desafiar a estos críticos y a su dirección para dirigir a los trabajadores en un terreno explícitamente proletario. La tarea consiste a llamar a los trabajadores movilizados en este terreno a pasar de los disturbios a las huelgas masivas organizadas por las asambleas generales de trabajadores que resisten la represión/violencia policial y la discriminación racial sobre una base de clase unificada. Vemos algunas tendencias en este sentido en Nueva York y Minneapolis, donde los conductores de autobuses se negaron a transportar a los manifestantes detenidos, y en Ohio, donde los trabajadores de los restaurantes se negaron a cumplir las órdenes de la policía; aunque la acción de los conductores de autobuses fue rápidamente enmarcada por los sindicatos [5], que sólo pueden reducir la lucha a los dictados del Partido Demócrata [6]. Las orientaciones que caracterizan el terreno proletario en el período actual son la solidaridad de clase sin separación racial, la afirmación de las necesidades de los trabajadores, el rechazo a trabajar en condiciones peligrosas, la búsqueda de una conexión con la ola de huelgas salvajes que se han extendido a diferentes partes del mundo, y el rechazo a pagar el precio de la crisis trabajando más por menos.

Llamamos a todos los trabajadores y a aquellos que defienden el programa comunista y que realmente quieren luchar contra el capitalismo a unirse en torno a estas orientaciones proletarias y a los grupos de la Izquierda Comunista internacional que las promueven.

GCCF/GIIC, 5 de junio 2020

Inicio


Notas:

[1. « Dividir la clase -y su vanguardia- en identidades, etnias, tipos de trabajadores con intereses diferenciados e incluso enfrentados, no es esencialmente distinto de llamar a unirse al ejército o la resistencia nacional de turno para masacrar a los trabajadores «de» otra burguesía » (Emancipación https://nuevocurso.org/el-partido-de-clase-a-la-luz-de-las-luchas-en-iran/).