Revolución o Guerra n°15

(16 de mayo 2020)

PDF - 534.5 KB
Aviso : hasta la fecha, no podemos hacer verificar los artículos de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa o inglesa.
Tampoco pudimos traducir, por falta de fuerzas, el texto de la revista "Bilan" #18 de la Fracción italiana de la Izquierda Comunista sobre el "Estado proletario", que está presente en las versiones francesa e inglesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

¡Frente a la crisis, rechazar los sacrificios para la economía de guerra!

El lector habitual se sorprenderá al ver que este número de nuestra revista bianual sale sólo cuatro meses después del número anterior. La razón principal de esto es que RG #14 fue publicado antes de la explosión global de la pandemia y el brutal cese de una gran parte de la producción capitalista internacional. Ciertamente, pudimos publicar en nuestro sitio web los comunicados y posiciones que se recogen en este número. De esta manera se podrá verificar la relativa unidad de visión y posicionamiento de las principales fuerzas políticas de la Izquierda Comunista [1], en particular de la Tendencia Comunista Internacionalista y el PCI-Proletario, a las que añadiremos las tomas de posición del grupo Emancipación (Nuevo Curso). Sin embargo, nos parece indispensable tratar de dar una respuesta más amplia y contribuir así al armamento político de los comunistas y de los proletarios de vanguardia para hacer frente a la ruptura histórica en progreso. En efecto, esta « provocará un malestar social, que puede incluso llevar a un levantamiento y a una revolución » (Blomberg Opinion, 11 de abril). Si visiblemente la burguesía se ha preparado para ello, le corresponde al proletariado internacional y a sus minorías políticas hacer lo mismo.

La primera fase de la crisis, en la que el choque de la pandemia, la falta de preparación de los sistemas de salud y el confinamiento masivo dictaron tanto medidas estatales como reacciones proletarias – esencialmente para protegerse en el lugar de trabajo – está llegando a su fin en estos días; particularmente en Europa. Para todos, la magnitud de la crisis económica está saliendo de las últimas nieblas de la contención. Al proletariado, la factura le va a costar caro, ya lo es: desempleo masivo, disminución de los salarios, empeoramiento de las condiciones de trabajo, de las tasas y de los horarios, reducción drástica de todas las llamadas medidas sociales, de la salud, del desempleo parcial, etc. Además de estas condiciones, van a añadirse, ya se añaden, una vigilancia y una represión policiales masivas, cuyo confinamiento fue sólo un anticipo para los explotados y una revisión de sus fuerzas para todos los Estados.

La factura será tanto más dolorosa cuanto que a la recesión se le va inevitablemente a sumarse una crisis financiera. Los 4 ó 5 billones de dólares y euros, el yen japonés y el yuan chino – por mencionar sólo las monedas de las principales potencias imperialistas – que los bancos centrales han puesto en los mercados sólo han servido para evitar la desintegración y la parálisis del sistema financiero y el colapso del mercado de valores. Como en 2008-2010, pero peor y sin comparación en cuanto a la liquidez emitida. Todo el mundo ha comprendido que la mayoría de las increíbles sumas puestas sobre la mesa, « las maquinas de imprimir billetes se están incendiando » (New York Times, 23 de marzo), no se utilizarán para el ’relanzamiento’ de la producción debido a las ganancias insuficientes que puede generar para el capital cada vez más codicioso. Como resultado, sólo los Estados pueden forzar una cantidad mínima de capitales en los sectores de producción. Sólo pueden hacerlo a través de medidas estatales, las llamadas medidas keynesianas, es decir, a través de un mayor fortalecimiento del capitalismo de Estado : planes de recuperación – ¡cuántos piden un nuevo Plan Marshall! - y los abismales déficits públicos con dimensiones de tiempo de guerra.

Y aquí es donde crisis y guerra se conyugan directamente al presente, alimentándose mutuamente. La crisis que estalla agrava como nunca antes la competencia internacional entre las capitales nacionales. Se trata de una verdadera guerra económica, cuya pandemia ha proporcionado una ilustración muy caricaturesca. Sólo hay que recordar la despiadada lucha por las máscaras entre los Estados en las pistas de los aeropuertos chinos. El capital sólo pudo enfrentar la pandemia, con gran dificultad, con medidas, no sanitarias, sino policiales y militares. A este respecto, la burguesía estadounidense, en declive económico, está jugando descaradamente al máximo con su incomparable poder militar y el dominio del dólar en el mercado mundial, incluso para conseguir las máscaras o incluso para comprarse los derechos exclusivos de la futura vacuna anti-Covid. La violenta campaña anti-china de Trump es apoyada por toda la burguesía americana y la soga se está apretando alrededor de China y estrangulándola gradualmente. Esta es la misma política imperialista que los EE.UU. había seguido contra Japón en la década de 1930 antes de que Japón atacara Pearl Harbor.

Son las herramientas imperialistas las que dominarán y dictarán la lucha económica a muerte entre los capitales nacionales. Cada capital nacional se volverá a centrar en los llamados sectores estratégicos, es decir, los sectores de cada aparato de producción indispensables para llevar a cabo esta guerra económica, y se dará por vencido, o al menos no acudirá al rescate de los otros sectores que irán a la quiebra. Por otra parte, todo el mundo intentará, y ya lo está haciendo, preservar, al menos un mínimo, y en la medida de sus posibilidades, el sector aéreo, que está igual de paralizado por la recesión: las compañías aéreas de las grandes potencias, y más aún la industria aeronáutica, Airbus y Boeing, se preservarán a toda costa. Al igual que la industria automovilística, la industria aeronáutica está demasiado vinculada a la industria estratégica de armas. Y no se equivoquen, la orientación militarista no es exclusiva de la burguesía americana. « El plan de recuperación europeo debe integrar la defensa europea » (La Tribune, 4 de mayo).

Las políticas de ’relocalización’, o incluso de nacionalización, de empresas, de los déficits públicos, destinadas a reorientar las fuerzas estratégicas de cada aparato de producción en torno al capital y al Estado nacional, se van a vestir de los colores llamados ’sociales’, incluso de izquierda, como señala el Global Times chino: « es el empleo, no el PIB, lo que es clave en una economía de guerra » (17 de abril). Esto no significa que los gobiernos de izquierda lleguen necesariamente al poder – cada clase dominante tiene su propia historia y tradición política – sino que las ’medidas sociales de izquierda’ volverán al primer plano de los ’debates nacionales’. A riesgo de engañar a los proletarios, o incluso a los revolucionarios, llevándolos a un terreno falso. La experiencia de los frentes populares y del New Deal de los años 1930 debe servirnos para esta batalla ideológica y política que la clase capitalista está lanzando en todos los países.

La dinámica de luchas obreras y de revueltas sociales que había prevalecido en el segundo semestre de 2019 se vio destrozada por el choque de la pandemia, la contención y el brutal estallido de la recesión. Desde entonces, las reacciones proletarias estaban dirigidas a la protección contra el riesgo de contagio, lo que redujo cualquier generalización de la lucha a... la negativa a ir a trabajar y al confinamiento. Sin embargo, la ira y la combatividad proletarias no han desaparecido. La fase de ’desconfinamiento’ abre perspectivas más amplias para cualquier movilización de los trabajadores frente a las condiciones de reanudación del trabajo, de la salud, pero también de los salarios, cadencias, horarios, etc., y de los despidos masivos. Las exigencias de una mayor explotación ligadas a la mortífera competencia económica entre capitales nacionales harán que el proletariado se enfrente a la vez a la crisis y a la guerra imperialista, es decir, a la realidad histórica del capitalismo, la única alternativa que puede ’ofrecer’. Los retos son terriblemente dramáticos y se imponen a todo el mundo. El enfrentamiento masivo entre las clases se centrará y jugará sobre los sacrificios que la burguesía busca imponer al proletariado para satisfacer las necesidades de la guerra económica internacional y la preparación de la guerra imperialista generalizada.

La conciencia de esta alternativa ya está emergiendo más o menos claramente dentro del proletariado. Minorías de proletarios se cuestionan, se preocupan y se acercan a las posiciones revolucionarias y sobre todo a las de la Izquierda Comunista. Le corresponde a esta, a sus fuerzas más dinámicas, a las que luchan más claramente por la reagrupación internacional, la clarificación política y la eventual constitución del partido, responder a estas interrogaciones, a estas preocupaciones y a estas nuevas voluntades militantes. Otra lección de la década de 1930, incluida España 1936 (véase la contribución en este número), la confusión teórica y política y la ausencia de partido fueron elementos adicionales en la derrota proletaria y la marcha generalizada a la guerra. Que las generaciones de hoy recuerden esto y actúen en consecuencia.

El GIIC, 14 mayo 2020.

Inicio


Notas:

[1. Con la ya habitual y crónica excepción de la Corriente Comunista Internacional, para la cual todo acontecimiento se reduce a su dogma oportunista de la Descomposición y que rechaza la alternativa histórica de la revolución proletaria o la guerra imperialista generalizada, impidiéndose así captar lo que realmente está en juego, la dinámica de las fuerzas actuantes y el... curso histórico de los acontecimientos.