Revolución o Guerra n°11

(Semestral - Febrero 2019)

PDF - 539.6 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Tesis sobre la cuestión sindical (Gulf Coast Communist Fraction)

En el número anterior mencionamos brevemente al grupo estadounidense Gulf Coast Communist Fraction. Publicó su primer texto en marzo de 2018 en su sitio web  [1]. En su segundo, La necesidad de fracciones comunistas, el grupo estableció su filiación histórica en el marco de la « Izquierda italiana en el extranjero (1927-1393), la Fracción francesa de la izquierda comunista (1939-1943) y la Izquierda comunista de Francia (1943-1952) ». En estrecha colaboración con el grupo Workers Offensive (EE.UU.), bajo el impulso activo de Nuevo Curso (España) y con la participación de la TCI y de nosotros mismos, el GCCF ha desarrollado desde entonces discusiones internas para que sus miembros puedan debatir y definirse de manera más precisa sobre las posiciones de clase y así comenzar a reivindicarse de la experiencia de la Izquierda Comunista Internacional. En particular, los compañeros publicaron posiciones básicas del grupo, Hacia puntos unidad  [2], « con los que todos los miembros de la fracción deben estar de acuerdo ». Nos posicionamos sobre esta "plataforma" en una carta que la GCCF publicó en su sitio web en inglés. En esta carta, si bien saludamos el esfuerzo por posicionarse políticamente como método de clarificación, planteamos algunos puntos críticos y sobre todo llamamos la atención de los compañeros sobre el hecho de que puede ser prematuro y artificial exigir que « todos los miembros [estén] de acuerdo » en estos puntos si estos acuerdos no son el resultado de un proceso de discusión, clarificación y definición política en un grado mínimo.

Las tesis del GCCF sobre la cuestión sindical que reproducimos aquí son una ilustración, a través de las contradicciones políticas que contienen, de esta necesidad de discusión, aclaración y definición política dentro del grupo en relación con todo el campo proletario. Les hacemos seguir con nuestra propia participación en el debate de la GCCF que les enviamos. Confiamos en que la reflexión sobre esta cuestión fundamental será de interés mucho más allá de los camaradas de la GCCF por sí solos.

Una aclaración: la discusión internacional sobre la cuestión sindical se dificulta a menudo, sobre todo con los compañeros y grupos del mundo anglosajón, debido al sistema sindical del "closed-shop" que no existe, o muy poco, en otros países, especialmente en Europa continental – como en Italia, Francia, España, Portugal, etc. (con algunas raras excepciones). Las tesis que se exponen a continuación se refieren a esta situación en la que los trabajadores están obligados a afiliarse a un sindicato para ser contratados y beneficiarse de los acuerdos firmados por los sindicatos, mientras que en otros sistemas sindicales no es el caso, ni para contratar ni para "beneficiarse" de los acuerdos de empresa o corporación. Como resultado, a menudo es más difícil, especialmente para los camaradas jóvenes sin experiencia directa de lucha obrera, entender la diferencia entre participar en cualquier reunión que tiende, o mira, a reunir a todos los empleados de un lugar de trabajo en particular, ya sea en el contexto de una asamblea general o de una reunión sindical formal, ambas convocadas o no por los sindicatos, con la participación en la vida del aparato sindical como tal y que tiene por objeto oponerse y sabotear cualquier reunión general de trabajadores. Esta dificultad es particularmente evidente en estas tesis, especialmente porque la discusión está oscurecida por el hecho de que algunos miembros del GCCF fueron influenciados, o incluso miembros, de una sección de los IWW... cuyas expresiones locales son a veces sindicatos y a veces grupos políticos izquierdistas locales.

Tesis sobre la cuestión sindical (GCCF)

Introducción

Si uno observa los puntos de unidad de nuestra fracción, se dará cuenta que falta uno : la cuestión sindical. La cuestión sindical era un punto significativo de disensión entre los miembros de nuestra fracción ; unos teniendo fuertes simpatías sindicalistas, otros identificándose con las posiciones históricas de la Izquierda alemana-holandesa sobre los sindicatos, y el resto siendo neutral en esta cuestión. Los miembros que tenían simpatías sindicalistas eran miembros pagando su cuotas a los Industrial Workers of the World desde unos años aun cuando nunca fueron miembros de una rama oficial. Por estas razones, la forma sindical no fue tratada en nuestros puntos de unidad. No fue sino hasta la correspondencia y la coordinación con Workers Offensive (basado en Miami) que luego hemos desarrollado y solidificado una posición libre de cualquiera ilusión sindicalista [3]. Debemos la redacción de nuestras tesis a nuestras discusiones con Workers Offensive.

Tesis

1 ) Un sindicato no es sólo una colección de trabajadores unidos por un objetivo común. Los sindicatos son una forma particular de organización con un objetivo particular – la negociación y la aplicación de los contratos de trabajo.

2) Por las características inherentes a la forma sindicato, el sindicalismo nunca puede romper con la relación capital-trabajo en teoría, ni en práctica. Aun la meta final del sindicalismo "revolucionario" – la organización de un Solo Gran Sindicato – viene limitada por la pre-suposición de esta relación.

3) No hay una distinción significativa entre el sindicalismo de "empresa" ["business"] y el sindicalismo "de base" ["rank-and-file"]. La división entre la burocracia (los que negocian/aplican los contratos) y la base (los sobre los cuales se aplica el contrato) es un resultado inevitable del contrato de trabajo en tanto que define la característica de la forma sindical. Siempre que los contratos siguen siendo ganados, los sindicatos "de base" tendrán a producir capas separadas de la mera clase cuyo papel seguirá siendo la negociación y el aplicar los contratos de trabajo.

4) Al inicio, los sindicatos fueron una forma defensiva de organización durante la fase ascendente del capitalismo. Pero en su fase de decline, los sindicatos funcionan como instrumento del capital para regular el precio de la fuerza de trabajo. Los pocos beneficios que eran posibles dentro de la sociedad capitalista existente eran conseguidos por la confrontación directa de la clase con la relación del trabajo asalariado, como expresión efectiva de la negación del trabajo asalariado que la forma sindical es incapaz de desempeñar.

5) Aun en términos de finalidad reformista, se ha vuelto más y más claro que la forma sindical es inadecuada para organizar a los trabajadores para luchar por las reivindicaciones inmediatas, en particular en el sector público. Con la precarización intensificada del trabajo, los sindicatos son incapaces de proteger los intereses del trabajo aun como simple factor del capital.

6) Los comunistas deberían enfocarse en organizar células de empresas que no se aten a los contratos con el empleador como un órgano alternativo de defensa de la clase.

7) En el caso de lugares de trabajo ya sindicalizados, sería estúpido que los comunistas se abstuvieran de participar en los sindicatos de su proprio lugar de trabajo porque tal orientación abandonaría la base ante los asaltos desenfrenados de la dirección arruinando así la posibilidad que una minoría revolucionaria tuviera una presencia en el lugar de trabajo.

8) En caso que la mayoría de los trabajadores de un lugar de trabajo dado hayan decidido sindicalizarse, sería también estúpido que los comunistas se abstuvieran de este proceso en sus proprios lugares de trabajo.

9) Aunque los comunistas deben en muchos casos juntarse a la base, siempre deberían abstenerse de volverse parte de la dirección.

10) Sea dentro o fuera de los sindicatos, en relación con el desarrollo de la auto-organización de la clase, la tarea global de los comunistas es de luchar contra los sindicatos como instrumentos del capital.

11) Les IWW no son un contra-ejemplo válido de las críticas marxistas del sindicalismo. Al nivel nacional, los IWW contemporáneos no son un sindicato pero, en gran parte, una asociación cívica de contra-cultura.

12) En la mayoría de los "GMB" [General Membership Branch, o sea los grupos locales de los IWW, ndt], los IWW no funcionan como un sindicato pero más bien como un grupo político izquierdista que utiliza una forma ecléctica de organización. El Sindicato de Trabajadores de Burgerville [the Burgerville Workers Union] es una de las pocas secciones que funciona como un sindicato. Y la crítica al sindicalismo se aplica tanto a este que a los sindicatos de ’empresa’.

13) El Sindicato de Trabajadores de Burgerville no prueba que una sindicalización extendida del servicio público sea posible. Pero demuestra como la sindicalización, en un contexto específico, puede funcionar como un foco de relaciones públicas para el "comercio justo" ["fair trade"].

14) Afirmamos la tesis según la cual la perdición de los viejos IWW se debe al fracaso para que se reconocieran como un partido político lo cual tiene implicaciones hoy en día [4]. A lo mejor, los IWW contemporáneos se limitan a ubicarse como sindicalismo industrial mientras los animamos a que continúen a re-enfocarse sobre las redes de solidaridad y la lucha política abierta.

15) Según las ramas locales de los IWW [los "GMB"], no rechazamos una coordinación limitada con los IWW en unas luchas.


GCCF, Julio 2018

Inicio