Revolución o Guerra n°11

(Semestral - Febrero 2019)

PDF - 539.6 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Luchas obreras y revueltas populares : la responsabilidad histórica del proletariado en el periodo actual

Las huelgas obreras y las revueltas populares contra la miseria capitalista han aumentado recientemente en todo el mundo. Todos los continentes están afectados. Sólo desde diciembre de 2018, han estallado huelgas de decenas de miles de trabajadores en la India, en Calcuta, Bangladesh, en más de ochenta fábricas textiles – principalmente de mujeres –, Camboya, China, Chile, en Valparaíso, Rumanía y Hungría, en la fábrica automobil de Audi. Muchas de estas huelgas son ’salvajes’, es decir, sin sindicato, a veces incluso contra los sindicatos. Casi todas se echan a la calle, bloquean las carreteras y chocan con la policía. Al mismo tiempo, en Sudán, Marruecos, Túnez, Irak y Basora han estallado revueltas populares en las que los proletarios se mezclan con los desempleados, los desmovilizados, los pequeños comerciantes o los autoempresarios de todo tipo, lo que se suma a las huelgas y manifestaciones de los trabajadores. En sí mismo, este resurgimiento de las luchas y revueltas contra la pobreza y el hambre podría parecer expresar sólo un fenómeno constante en la vida del capitalismo. Pero el observador atento no puede dejar de preguntarse sobre la creciente simultaneidad y radicalidad de estas luchas sociales y el revolucionario destacar cuatro luchas particulares que indican que la lucha de clases internacional está entrando en un nuevo capítulo de su historia.

Dinámica de huelga de masa en Irán y en México

Fue un verdadero fenómeno de huelga de masa que Irán experimentó en 2018, afectando a países vecinos como Irak, y cuyo principal foco fueron la fábrica de azúcar de Haft Tapeh y la fábrica de acero de Hawaz en la región de Khuzistan [1]. La ola de lucha comenzó en la región de Markarzi. « El 16 de febrero de 2018, los trabajadores enfurecidos de la fábrica de Hepco en la ciudad de Arak manifestaron para que se pagaran los salarios atrasados de hace 18 meses. Con amargura y humor negro, gritaban "muerte al obrero, paz a los opresores". En los días siguientes, hubo más manifestaciones con nuevas consignas: "hay que ejecutar a los trabajadores desesperados"; "hay que liberar a un financiero corrupto". Estas consignas resonaron en todo el país. En las semanas siguientes, el contenido de las consignas se hizo más claro y se burlaron de las consignas "anti-imperialistas" del régimen: "no pagan nuestros salarios, muerte a América". Entonces el sarcasmo fue abandonado y el régimen más directamente atacado: "Escúchanos imanes del viernes, somos obreros, no somos chusma" o "nuestro enemigo está aquí, es falso decir que es América" » (Tendencia Comunista Internacionalista, Irán: guerra de clases contra las reivindicaciones imperialistas  [2]). Incluso hoy, y mientras continúan las movilizaciones en Hawaz y Halft Tapeh, las manifestaciones y revueltas, a menudo de mujeres, continúan en el país hasta Teherán con el grito de "pan, trabajo, libertad". Además de la dinámica de huelgas de masas en las que huelgas, manifestaciones, revueltas e incluso disturbios se extienden por todo el país, a veces se detienen o disminuyen en intensidad, para volver a partir y explotar mejor aquí o en otro lugar, la otra fuerza de esta lucha proletaria es que se desarrolla en un país en estado de guerra, que interviene militarmente en Siria, Irak o incluso Yemen, y cuyas ambiciones imperialistas se ven debilitadas, o incluso directamente contrarrestadas, por estas huelgas y este clima de revuelta social.

Es la misma dinámica de clase que ha visto, y sigue viendo, en el momento de escribir este artículo, a casi cien mil trabajadores – incluidas muchas mujeres – comprometidos en una lucha "salvaje" contra los sindicatos, las plantas maquiladoras desde el norte de México hasta Matamoros en particular. Después de tres semanas de lucha, unas 20 empresas de las 30 en huelga tuvieron que ceder a parte de las demandas de los trabajadores para aumentar los salarios en un 20% y conceder una bonificación de 1.700 dólares estadounidenses. El nuevo presidente mexicano de izquierda, López Obrador, tuvo que intervenir y amenazar con enviar al ejército. « Buscamos la conciliación y el acuerdo, especialmente en Matamoros », dijo. « No es conforme que no hayan llegado a un acuerdo. Parece que los trabajadores se rebelaron contra los dirigentes sindicales y el caso se volvió incontrolable » [3]. Al mismo tiempo, miles de maestros en Michoacán estaban bloqueando las carreteras y « un total de 200 trenes fueron bloqueados, lo que explica por qué las piezas importadas de automóviles, la gasolina y los cereales se encuentran entre los productos que no pudieron llegar a su destino » (Mexico News, 28 de enero de 2019 [4]).

La dinámica de la huelga de masas, por confusa y caótica que pueda parecer a muchos, lleva en sí misma, debido a su oposición frontal al capitalismo, la afirmación del proletariado como clase y su confrontación con el propio Estado capitalista tanto políticamente, contra el gobierno, contra los sindicatos y los partidos burgueses – incluida la izquierda –, como frente a la violencia y la represión estatal. En este sentido, los obreros de Matamoros y Haft Tapeh señalan el camino a seguir para el proletariado internacional.

Muestran el camino a sus compañeros del otro lado de la pared con la que Trump está tan obsesionado. Las huelgas que afectan al sector educativo desde hace varios meses, principalmente a los profesores-maestros, en Estados Unidos, región tras región, más recientemente en Los Ángeles y Denver, han adquirido una gran importancia en este contexto general de luchas internacionales. La clase obrera norteamericana, la de la primera potencia imperialista, aquella donde la burguesía finalmente eligió a Trump, supuestamente elegido por los obreros blue collar, también existe y lucha. En este caso, el impacto y el eco de las luchas en México se reflejan casi directamente en Estados Unidos ; al luchar los trabajadores tienden a transformar la frontera que separa a los dos países en un puente que conduce a la unidad de los dos proletarios.

Huelga de masa y revueltas populares

Como hemos señalado, hay otro tipo de lucha social que también tiende a generalizarse : las revueltas populares. Ya sea contra el hambre, contra la falta de alimentos o de empleo, o incluso contra la represión, ya sea en Sudán, en los países del Magreb, en Basora, en Irak, en Jordania, a veces en los llamados países latinoamericanos, y cualesquiera que sean las formas de expresión, las manifestaciones, los disturbios o incluso los saqueos, estas revueltas son contra la pobreza generalizada. Aunque muchos proletarios participan directa o indirectamente, la mayoría de las veces estas revueltas tienden a identificarse con el pueblo y no con una clase. Como resultado, son más fácilmente presas de las trampas nacionalistas y democráticas y a menudo terminan en un callejón sin salida o incluso en una sangrienta derrota. Este fue el caso en las primaveras árabes de 2010, el drama sirio siendo la expresión más bárbara de ello.

Pero confesémoslo, estábamos lejos de imaginar que un movimiento de este tipo, que reuniera a diversas clases y capas sociales, pudiera estallar y cambiar la situación política en uno de los principales países europeos como Francia. El segundo comunicado que emitimos el 27 de enero sobre el movimiento de los chalecos amarillos proporciona, esperamos, los principales elementos y argumentos para comprender la realidad de esta lucha en particular y sus retos políticos.

Es cierto que el movimiento de los chalecos amarillos marcará un antes y un después en la dinámica de los conflictos de clase en Francia. En particular y de alguna manera, responde – al menos en lo que respecta a su componente proletaria – al fracaso de los ferrocarrileros de la primavera de 2018 [5] y a la lucha contra la legislación laboral en 2016 [6]. Indica que las tácticas de los días de acción sindical ya no serán suficientes para controlar a la clase obrera y desviarla de la confrontación política con el Estado y todo su aparato. El eco internacional que ha recibido también dejará su huella y proporcionará una experiencia para todo el proletariado internacional por sus características y, en particular, por su grado de confrontación con el Estado. Además plantea muchas interrogaciones a los obreros combativos y a los revolucionarios quienes estarían equivocados ignorarlo, especialmente una vez que los chalecos amarillos están claramente en la impotencia política, como si pudieran – como si nosotros pudiéramos – regresar a nuestras certezas y esquemas anteriores. Aunque sea fundamentalmente correcto, sería sin interés explicar de manera fatalista el fracaso de los chalecos amarillos por el mero hecho de que el proletariado, como clase, no entró directamente en lucha abierta. Por supuesto, es la única fuerza que puede dar una perspectiva real a este tipo de movimientos y revueltas ’populares’ y romper el estancamiento político en el que los condena su naturaleza interclasista. Sin embargo, la actitud concreta del proletariado como tal ante el estallido de este tipo de revueltas sociales, que sólo pueden multiplicarse, y por lo tanto la orientación de la intervención de los grupos comunistas, debe ser reflexionada y clarificada.

De ahí el interés de la contribución de un camarada de los Países Bajos, que reproducimos a continuación de nuestro comunicado. Cualquier comentario o respuesta a ambos documentos es bienvenido. El período de enfrentamientos masivos entre las clases que está comenzando, no fallará, ya lo está haciendo, a plantear nuevas cuestiones y nuevos problemas al proletariado y a sus minorías políticas.

RL, 1° de Febrero 2019.

Inicio


Notas:

[1. Remitimos al lector a los artículos de la Tendencia Comunista Internacionalista y Nuevo Curso en particular, que describen los hechos y cómo los trabajadores se organizaron en una ’shora’, que significa consejo obrero, al menos en un comité de huelga para organizar y extender la lucha y enfrentar la represión..

[5. Vea Revolución o Guerra #10 : http://igcl.org/Balance-rapido-de-la-derrota-de

[6. Vea Revolución o Guerra #6 : http://igcl.org/Reflexiones-y-balance-sobre-la