Revolución o Guerra N° 2

(Septiembre de 2014)

PDF - 1.5 MB

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Retorno crítico sobre una Contribución a un balance actual de la Izquierda comunista (CIK)

[NO TRADUCIDO. REPRODUCIMOS AQUÍ SÓLO LA PRESENTACIÓN]

Desde la constitución del GIIC, muchos camaradas nos interrogan sobre el hecho de que hayamos constituido un nuevo grupo, en lugar de solicitar integrarnos a la TCI, ya que nuestra principal orientación ante el campo proletario es la de impulsar y favorecer el reagrupamiento alrededor de ésta. Para mucho, esto parece contradictorio. Hemos ya respondido de manera inmediata en el primer número de esta revista en una Correspondencia, sobre el hecho de que las condiciones para una eventual integración a la TCI no estaban reunidas actualmente; y que, según nosotros, el “reagrupamiento” no se limita a la sola adhesión a un grupo particulars, aunque sea el principal, aunque tenga la capacidad de representar un polo internacional de “referencia” y alrededor del cual debe uno reagruparse y articular el combate histórico por el partido. Nos parece importante volver aquí al respecto publicando el texto siguiente. Fue redactado en 2012 por los Comunistas Internacionalistas-Klasbatalo al término de un debate contradictorio entre ello y la Fracción de la Izquierda Comunista Internacional (exFICCI).

La revista Controverses -creada en 2009 por camaradas que habían salido de la CCI sin ninguna explicación pública- había declarado la bancarrota de los grupos existentes de la Izquierda Comunista (“Es media noche en la Izquierda Comunista”) a la que se sumaron, entre otros, los camaradas dimisionarios de la TCI (de Battaglia Comunista) en Italia que estuvieron en el origen del Istituto Damen. Al llamar a “dejar las organizaciones formales”, es decir a abandonar a la TCI, la CCI y los grupos bordiguistas, Controverses se posicionaba claramente en el movimiento antiorganizativo, el que definimos como “consejista”, al lado de Perspectives Internationalistes, el círculo italiano Connessioni, y otros grupos, círculos o individuos que se reivindican más o menos de la Izquierda comunista, sobre todo alemana y holandesa. Peor aún, por su dinamismo inicial -actualmente extinto- Controverses tomó el liderazgo de ese medio y parecía ofrecer una alternativa a las dificultades, reales y diversas, de los grupos comunistas cuya desaparición era incluso deseable, según esta revista, con el fin de hacer tabla rasa del pasado.

Esta ofensiva, en el seno mismo del campo proletario, contra las organizaciones comunistas, expresiones principales -si bien no únicas-, las más altas consecuentes de la conciencia de clase, participó en el debilitamiento de éstas y sembró dudas entre militantes, con frecuencia jóvenes o nuevos, que buscaban en la tradición de la Izquierda una vía. Tal fue el caso de los Comunistas internacionalistas-Klasbatalo (Contribución a un balance actual de la Izquierda comunista). Comprometidos en un proceso de acercamiento organizativo, los CIK y la FICI decidieron en ese momento suspender ese proceso y emprender un debate con miras a clarificar los desacuerdos e impulsar a la reflexión sobre esta cuestión central para la orientación de intervención de un grupo comunista. El texto de los CIK que publicamos aquí, concluye ese debate con un acuerdo y define la orientación política de nuestro actual GIIC -fue adoptado como texto de orientación por la conferencia de constitución de noviembre de 2013.

Junto con la respuesta a un camarada, mencionado más arriba, que hemos publicado en nuestro primer número, este texto debe permitir a los lectores, si no compartir nuestra postura, al menos comprender el sentido político de esta orientación fundamental.

Por otra parte, un nuevo factor, la actual y última crisis organizativa interna de la CCI no dejará de tener repercusiones en el seno del campo proletario como un todo, directa o indirectamente. Que estas repercusiones sean positivas o negativas para el conjunto del campo (en particular al nivel del crédito o descrédito político de los grupos de la Izquierda comunista) no depende del resultado de la crisis en el seno mismo de esta organización. Su resultado interno es ya previsible: el oportunismo conservando “el aparato”,;los “oponentes-acusados” mantenidos en el terreno psicológico y no político ya han sido obligados a admitir que estaban guiados por “instintos clánicos” y “pogromista” (¡sic!); la imagen de secta y de caricatura stalinista que resultará de esta enésima crisis de la CCI, manchará la imagen de la izquierda comunista como un todo. La única pequeña esperanza a partir del interior mismo de esta organización en proa a la destrucción de las conviciones de sus militantes: que algunos lograran rechazar el marco del “clanismo”, del individualismo, de la autocrítica psicológica, que se les impone para “resolver” la crisis y volvieran al terreno político de la izquierda comunista. Pero, dejados a su suerte, sólos y aislados, si estos militantes, aunque sea uno, emergen, no podrían resistir políticamente y, sin duda, tampoco personalmente. Hace falta que puedan encontrar apoyo en el campo proletario como un todo, y sobre todo por parte de las fuerzas que se inscriben resueltamente en el campo “partidista”. Tal es el sentido de nuestro Llamado (RoG 1) a los miembros sinceros de la CCI y a las organizaciones de la Izquierda comunista, en primer lugar a la principal de ellas, a la Tendencia Comunista Internacionalista.

El texto que sigue proporciona, pues, el marco de comprensión de nuestra intervención en el campo proletario: reagrupamiento alrededor y con las fuerzas organizadas, principalmente la TCI, que orientan y luchan por la constitución del partido político del proletariado como órgano de dirección política de la lucha revolucionaria del proletariado contra el capital; lucha contra el oportunismo y sus expresiones teóricas, políticas y organizativas, de las cuales la CCI se ha convertido en la quintaesencia y principal herramienta en el seno de la izquierda comunista, desde hace ya unos tres lustros.

GIIC, 16 de mayo de 2012.

(Publicado en http://igcl.org : 9 de septiembre de 2014)

Inicio