Revolución o Guerra n°12

Número especial sobre el campo proletario y su devenir - Julio 2019

PDF - 500 KB

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Carta del GIIC a Emancipación después su Congreso

10 de julio 2019

El GIIC a Emancipación,

Estimados compañeros,

En esta carta queremos expresaros el balance político que sacamos del 1er Congreso de Emancipación. Este balance se basa en los dos documentos que habéis publicado, Informe del congreso y Consignas, en las páginas web de Nuevo Curso, y en la carta que el congreso nos escribió (que fechamos del 24 de junio) en respuesta a nuestra carta anterior del 18 de junio. (...)

La constitución de Emancipación como grupo político comunista "en parte entera" es un paso importante cuyo significado político e histórico va mucho más allá de la mera aparición de un nuevo grupo comunista. Hemos entrado en un período de confrontación masiva entre las clases debido a la crisis y a la perspectiva de una guerra imperialista generalizada, que la primera exacerba cada vez más. Las contradicciones del capitalismo están explotando una tras otra, causando trastornos de todo tipo en todos los niveles de la sociedad capitalista. Las fuerzas revolucionarias y más especialmente el campo proletario internacional, el partido en devenir, no escapan de esta presión hasta el punto de encontrar grandes dificultades, de ver sus contradicciones y debilidades estallar también y de vivir un momento de profunda reconfiguración precisamente a causa de esta nueva situación.

Así, la constitución de Emancipación como grupo político definido expresa el hecho de que el proletariado internacional, aunque sumiso a la ideología burguesa y lejos de poder rechazar los ataques de cualquier tipo impuestos por el capital, tiende a resistir a través de la lucha y a liberarse del dominio ideológico de este último y que su futuro revolucionario sigue siendo de actualidad. Expresa también la dinámica y el combate por el partido dentro de las fuerzas del campo proletario. Este combate requiere confrontarse al oportunismo en su seno – cuya expresión más caricaturesca sigue siendo hoy la CCI y su teoría de la descomposición y el parasitismo – y cuestionar a las otras fuerzas de la Izquierda comunista para que asuman las responsabilidades que la historia les ha dado – pensamos en particular aquí en la TCI a pesar de sus debilidades y carencias (pero también, modestamente debido a nuestra realidad, de nosotros mismos). En este sentido, el 1er Congreso de Emancipación es un acontecimiento importante en la lucha de clases que debe ser saludado y que deberá ser desarrollado y confirmado en el futuro. Porque la particularidad de la actividad comunista es precisamente que cada nuevo paso completado con éxito multiplica las responsabilidades y tareas por venir.

El congreso es tanto más importante cuanto que parece que la constitución como grupo político va acompañada de una conciencia y orientación práctica para que Emancipación sea un verdadero grupo comunista internacional y no "español" o "regional", ni se limita únicamente al entorno hispano o de habla latina, que todavía estaba parcialmente presente en la 1ª conferencia de Nuevo Curso. Este paso, como sabéis, es fundamental para nosotros :

« Para nosotros, consideramos que cualquier grupo comunista debe de inmediato considerarse como una expresión del proletariado internacional cualquiera sean las localidades, los lugares donde pueda intervenir directamente y físicamente, por cierto con una responsabilidad particular en estos. Es por eso que consideramos que cualquier grupo comunista debe "tender" – no es un "absoluto" que se pueda decretar sino un proceso de homogeneidad y unidad política alrededor del programa comunista – a conformarse y actuar como un grupo internacional centralizado » (carta del GIIC a la Liga Emancipación, 10 de agosto 2018).

Pues, es con entusiasmo y grandes esperanzas que leímos los trabajos publicados del Congreso y que los saludamos. Por lo tanto, es también en el contexto de este saludo fraterno y positivo que los siguientes elementos de crítica deben ser leídos, discutidos y tomados en consideración. Esperamos que estos puntos de discusión sean tan útiles para vosotros como lo son para nosotros.

1) Pero primero una pregunta : los documentos que hemos leído no mencionan la adopción particular de una plataforma política. ¿Sigue siendo la plataforma de las Bases Fundamentales de la Liga Emancipación? Si tal es el caso, entonces nuestros comentarios en aquel entonces siguen siendo válidos :

« Tal como son, las Bases dejan un largo espacio político y aun "programático" en el cual varios planteamientos políticos distintos, diferentes, e incluso contradictorios, podrán surgir, desarrollarse y "coexistir" hasta que la realidad de la lucha de clases venga a exigir su clarificación y zanjar entre ellos. Resulta que las Bases no pueden ser sino un momento, sin duda necesario, pero temporal, para el desarrollo de "una organización comunista" para retomar vuestras palabras » (idem, subrayamos).

De no ser así, la nueva plataforma debería publicarse lo antes posible.

2) El Informe del Congreso, que traza la situación del capitalismo hoy en día, no menciona la alternativa histórica revolución proletaria internacional o guerra imperialista generalizada. De esta manera, reduce su visión de la situación y dificulta la comprensión de cómo Emancipación ve la dinámica histórica actual. De hecho, la alternativa histórica, y en particular la marcha hacia la guerra generalizada a la que se ven forzadas todas las clases capitalistas nacionales, determina directamente la evolución de la relación de fuerzas entre las clases. En este sentido, la relación permanente del proletariado con la perspectiva de la guerra es también un elemento de la situación histórica que permite analizar esta relación de fuerzas. La alternativa histórica es por lo tanto un factor "concreto" de la situación inmediata al determinar ya las políticas imperialistas y los ataques de la clase dominante, sus características e intensidad, contra el proletariado de hoy. La ausencia de cualquier referencia a esta alternativa, así como de cualquier referencia a la cuestión de la relación del proletariado con la guerra imperialista generalizada, nos parece una debilidad del Congreso, al menos del documento que adoptó, a pesar de que muchas de las declaraciones públicas de Nuevo Curso en su blog habían sido mucho más precisas y completas desde este punto de vista. Hoy en día es difícil saber si existe una verdadera divergencia entre nosotros. Con toda seguridad lo verificaremos en el futuro.

3) Pero sobre todo, divergencia significativa hay en la reivindicación de la continuidad histórica. Sabíamos que Nuevo Curso tendía a reivindicarse de la sola Izquierda comunista española y más particularmente del FOR de Munis. El Congreso aprobó lo siguiente : « nuestra tendencia nace como Izquierda Comunista Internacional, impulsada por la oposición de izquierda rusa en la lucha contra la degeneración de la Internacional. Constituye fracciones externas de izquierda (…). Funda la IVª Internacional en 1938 al quedar abierto el camino hacia una nueva guerra mundial por la capitulación sin lucha de la Internacional ante el nazismo en 1933 y sobre todo tras la derrota de la Revolución española en 1937... » (https://nuevocurso.org/nuestra-tendencia). Siempre es más "difícil" debatir una posición ya adoptada por el Congreso que, de hecho, compromete, que antes de su adopción. Probablemente nos faltó vigilancia a pesar de nuestra advertencia del agosto 2018, que subrayamos anteriormente, sobre el hecho que la definición política de Emancipación era todavía en curso, en procés. Debimos haber discutido este tema con vosotros más directamente antes de que fuera aprobado por el Congreso de manera prematura, acorde con nosotros. Que hubiéramos conseguido convenceros entonces o no, en cualquier caso el debate os habría permitido precisar vuestra posición final y sus argumentos, y hubierais podido adoptar una posición más coherente que esta que comporta y muestra ya, de entrada, importantes contradicciones. Por ejemplo, la carta que nos envió el Congreso confunde a la Izquierda Comunista con la 4ª Internacional, a pesar de que la primera no dejó de criticar el planteamiento de Trotsky al llamar a la constitución de la Cuarta en 1933 :« No somos los herederos de esa tendencia particular de la Izquierda Comunista Internacional, sino del trabajo de la izquierda comunista en su conjunto y especialmente de su tronco principal, que lucha activamente por enfrentar la revolución a la guerra ya desde la revolución española (1936-37), tras su derrota crea a contracorriente una nueva Internacional, la IVª… » (Carta del Congreso al IGCL-GIIC, sin fecha pero recibido el 24 de Junio, subrayamos).

No vamos a entrar aquí en la afirmación según la cual – si entendemos bien la frase – la 4a Internacional, fundada en 1938, habría sido el tronco principal de la Izquierda comunista, aunque nos sorprenda mucho de camaradas que ya han manifestado tantas veces que conocían la historia del movimiento obrero. Más sorprendente para nosotros sin embargo, es la afirmación de continuidad con la 4a y su pertenencia a la Izquierda Comunista. Tanto nos parece completamente legítimo reivindicar a Munis y Peret, del FOR, quienes se colocaron claramente en 1948 sobre las posiciones de la Izquierda comunista después de su ruptura con la 4a como lo muestra sin ninguna duda el Pro-segundo Manifiesto Comunista que escribieron y adoptaron. Tanto reivindicarse de la 4a Internacional mientras se constituyó sobre una base abiertamente oportunista (¡ después de haber practicado la política.... llamada entrismo en los partidos socialistas desde 1934 !), nos parece un error profundo y grave, lleno de contradicciones y consecuencias negativas.

Pero sobre todo, queremos llamar la atención de los compañeros sobre el impasse programático, teórico y político en el que la reivindicación de una continuidad con la 4a Internacional está conduciendo a Emancipación. Es posible que este callejón sin salida no tenga consecuencias políticas inmediatas, aunque sea por un corto período de tiempo y sólo en apariencia. Pero no cabe duda de que la contradicción y confusión entre las posiciones de clase que Nuevo Curso defiende con rigor y constancia, y también con brillantez, en su blog por un lado, y la herencia programática de la 4a Internacional, explotará un día de una manera u otra – lo peor siendo que explotara en un momento crucial, incluso que los camaradas se pierdan en confusión teórica y política la más total, destruyendo así todos los esfuerzos que Nuevo Curso ha realizado con éxito en los últimos años para alentar el surgimiento de nuevas fuerzas y animar su reagrupación internacional.

La 4a Internacional se reivindicaba de los 4 primeros congresos de la Internacional Comunista. Todas las corrientes de la Izquierda comunista se reivindicaron, más o menos claramente, de los dos primeros congresos de la IC y todas lucharon contra el hito cumplido por el tercero : la adopción de la táctica del frente único "con los partidos obreros", es decir, con la socialdemocracia que había pasado al campo de la burguesía. No hay necesidad aquí, y por el momento, de repasar las dramáticas consecuencias de esta táctica, que fue sólo la primera expresión del reflujo de la ola revolucionaria, por un lado, y de la penetración del oportunismo en las filas de la Internacional, por otro. Sin embargo, hasta donde sabemos, todas las posiciones que NC y Emancipación han defendido hasta la fecha rechazan cualquier forma de frentismo. Y en general, las posiciones de NC se sitúan en el terreno de la Izquierda comunista y en oposición, incluso en contradicción, al cuerpo programático y teórico de la 4a Internacional, tanto desde su constitución formal, 1938, como desde las tesis de Trotsky de 1933 que llamaban a su constitución.

Sería igualmente peligroso creer que podríamos descuidar la estrecha relación, de hecho la unidad, que debe existir entre las posiciones políticas que se propone y el marco programático y teórico al que se refiere. Si existe una contradicción entre ambos, no puede dejar de explotar en un momento u otro, de una forma u otra. Por lo tanto, os proponemos que desarrollemos un debate contradictorio sobre esta cuestión. Además de aclarar la divergencia, resolverla o fijarla "para siempre", este debate también podría ser público para que sirviera de referencia política. Estamos convencidos de que esta divergencia y este debate no son cuestiones abstractas o simplemente históricas. La divergencia no sólo contiene implicaciones políticas inmediatas (en la intervención y en la cuestión de las reivindicaciones de la clase, por ejemplo), sino que también se corresponde con cuestiones y problemas concretos a los que ya se enfrentan las luchas obreras de hoy.

En consecuencia, no relanzamos aquí el debate y la divergencia que tuvimos antes de vuestro congreso sobre el lugar y el papel de la TCI como polo de referencia-reagrupamiento "histórico" – a pesar de sus debilidades y vacilaciones, por no decir su incomprensión, para asumir este papel. En efecto, esta comprensión y esta posición dependen estrechamente, e incluso están determinadas, por la filiación histórica a la que cada corriente o grupo se liga. Si uno se reivindica de la 4a Internacional, es difícil aceptar, y aún más de entender, que una de las razones fundamentales por las que la TCI ocuparía "objetivamente" tal lugar y tendría tal papel es precisamente su vínculo histórico y orgánico – por muy débil que sea hoy en día – con el PC y la Izquierda comunista de Italia.

Esto, queridos compañeros, es el balance que sacamos de su congreso y que queríamos presentaros. La transición a un grupo político de pleno derecho es extremadamente positiva en sí misma y, al mismo tiempo, plantea nuevas cuestiones y responsabilidades. Y nos coloca directamente ante las fallas y contradicciones que todos podamos sufrir. Estas aparecieron en vuestro congreso, incluso en la lista y el contenido de las Consignas y posicionamientos inmediatos – tal como la consigna de Reducción de jornada inmediata [semanal] a 30 horas y sobre la cual volveremos en otra ocasión –, que aparecen en vuestra presentación del Congreso. Sin embargo, no podemos faltar de pensar que existe una relación estrecha entre estas consignas y unas orientaciones particulares que adoptó el Congreso por una parte y, por otra, la reivindicación de la 4a Internacional y su famoso Programa de transición - ¿ qué posición tenis sobre este ? ¿ Lo habéis debatido antes y durante el Congreso ? Por eso, esta reivindicación de filiación con la 4a debe ser debatida – y en nuestra opinión combatida – para que Emancipación y sus miembros puedan clarificar esta cuestión y su posición lo mejor posible con fin a que podéis participar activamente y eficazmente a la tarea histórica que os ha sido confiada por el proletariado.

Saludos fraternales, el Grupo Internacional de la Izquierda Comunista.

Inicio