Revolución o Guerra n°12

Número especial sobre el campo proletario y su devenir - Julio 2019

PDF - 500 KB

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Nuevos puntos de unidad del Gulf Coast Communist Fraction – Junio 2019

1. El capitalismo es un sistema basado en la explotación del proletariado (clases trabajadoras) por parte de la burguesía (clases propietarias), gobernado según las relaciones del valor, estructurado por la generalización de la producción de mercancías y del trabajo asalariado ; ya sea que se manifieste como administrado por capitalistas individuales, corporaciones privadas, empresas estatales o cooperativas de trabajadores auto-gestionadas.

2. El proletariado es un sujeto político universal siendo la única clase capaz de acabar con la explotación del ’hombre’ por el ’hombre’, y la tarea histórica del proletariado es lograr esto mediante la superación [’supersession’] del capitalismo.

3. El movimiento hacia la superación [supersession] del capitalismo se define como comunismo. El comunismo es la abolición de todas las clases sociales mediante la propiedad común de los medios de vida y la asociación directa de los sujetos humanos.

4. El comunismo sólo se puede lograr si el proletariado se apodera y consolida el poder político por sí mismo, lo que conlleva un período de transición que suprime las relaciones económicas del capitalismo. El comunismo no se puede establecer gradualmente a través de la administración del Estado capitalista; el comunismo presupone la destrucción del Estado capitalista. Todas las manifestaciones del capitalismo (privado, estatal, obrero auto-gestionado) se oponen igualmente a la tarea del comunismo. Además, la URSS (1921-1991), la República Popular China, Corea del Norte, Cuba, etc. son ejemplos de capitalismo dirigido por el Estado.

5. La Revolución Rusa de 1917 fue la máxima expresión del proletariado en su esfuerzo por cumplir su tarea histórica.

6. Un partido comunista mundial es un órgano necesario para que el proletariado tome el poder político.

7. Como el comunismo es por definición un sistema internacional, el proletariado es necesariamente una clase internacionalista. El proletariado se unifica a través de las fronteras nacionales, disolviéndolas efectivamente, cuando lucha en su propio terreno de clase. El nacionalismo/chauvinismo – la división del proletariado basada en las fronteras nacionales y la unificación del proletariado con clases explotadoras basadas en las fronteras nacionales – es el enemigo más significativo del internacionalismo que es un eje definitorio del terreno de la clase proletaria.

8. Lo que es inherente al internacionalismo, el otro lado del eje del terreno de la clase proletaria, es el centralismo. Sin centralismo, el internacionalismo no es más que una frase vacía. Mientras que el internacionalismo representa la unificación geográfica del proletariado como sujeto político universal, el centralismo expresa su unificación organizativa. Las diferentes encarnaciones del anti-centralismo son todas enemigas de la unidad organizativa del proletariado : federalismo, horizontalismo, individualismo, identitarianismo (género, sexualidad, raza, idioma), etc.

9. El capitalismo tiene sus caras opuestas, o alas políticas; una izquierda y una derecha. La ’izquierda’ del capital son los movimientos, organizaciones y medios que abogan por una modificación del capitalismo bajo la apariencia ridícula de ’comunismo’ (socialismo democrático, marxismo-leninismo/estalinismo, maoísmo, trotskismo, anarquismo). El izquierdismo (izquierda del capital) niega el internacionalismo, el centralismo, o ambos, de una u otra manera; por esa razón, el medio izquierdista está firmemente en el campo político de la burguesía. Los comunistas no comparten ninguna comunidad con la izquierda.

10. Los comunistas han llegado a la conclusión de que, en la fase de declive del capitalismo, formar frentes, coaliciones o colaboraciones interclasistas de cualquier tipo, especialmente con la ’izquierda del capital’, es un cruce de las fronteras de clase definidas por los principios del nacionalismo vs. internacionalismo/anticentrismo vs. centralismo.

11. En la fase ascendente del capitalismo, los comunistas apoyaban ciertos movimientos de independencia nacional con la condición de que fomentaran el desarrollo del capitalismo mediante la destrucción de las formas pre-capitalistas, facilitando así la unificación y constitución del proletariado como agente político. Sin embargo, en la fase de declive del capitalismo, los movimientos de liberación nacional dividen al proletariado en facciones imperialistas en guerra, violando así el principio del internacionalismo.

12. En la fase ascendente del capitalismo, los comunistas defendían la importancia de presentarse a las elecciones burguesas con el propósito de hacer propaganda y lograr reformas que ayudaran al proletariado a establecer su presencia como agente político ; pero en la fase descendente del capitalismo, los comunistas reconocen que participar en las elecciones es generalmente una mala táctica, aunque no siempre está fuera de discusión. Esto significa que los comunistas pueden presentarse a las elecciones para exponer la farsa de la democracia burguesa, pero apoyar las campañas electorales burguesas, o aceptar el cargo burgués, es cruzar la frontera de clase.

13. En la fase ascendente del capitalismo, los comunistas entendían que los sindicatos eran órganos defensivos del proletariado que le ayudaban a establecerse como agente político independiente, y que la lucha por las demandas económicas inmediatas era un componente importante del desarrollo del proletariado durante un período en que el desarrollo de las fuerzas productivas aún no había agotado su compatibilidad con las relaciones sociales. Sin embargo, en la fase de decadencia del capitalismo, los comunistas reconocen que los sindicatos se han integrado totalmente al Estado capitalista, convirtiéndolos en órganos defensivos de la empresa capitalista que regulan el precio de la mano de obra y sabotean la auto-organización del proletariado. Y que la lucha por las demandas económicas inmediatas debe unificarse con la lucha por el poder político en un período en el que las fuerzas productivas están en grave contradicción con las relaciones sociales. Es hipotéticamente posible que los comunistas colaboren con otros comunistas que erróneamente piensan que es posible que los comunistas construyan a partir de los sindicatos de base que todavía tienen la función que tenían en la fase de ascenso del capital. Pero trabajar con aquellos que se sindicalizan e intervienen en nombre del aparato sindical existente equivale a trabajar con aquellos que actúan en nombre del aparato estatal.

14. Los comunistas se oponen a los actos individualistas de apropiación que desorientan/fragmentan la colectividad del proletariado, como el saqueo, los ’disturbios’, el bandolerismo, el robo, etc. – porque son una clara violación del principio de centralismo.

15. Los comunistas se oponen a la militarización de la lucha política – como las guerrillas, la guerra popular prolongada, el focoísmo, etc. – porque es un claro abandono del terreno de clase del proletariado, favoreciendo el terreno militar de la burguesía.

El GCCF, Junio 2019

Inicio