Revolución o Guerra n°4

(Septiembre 2015)

PDF - 902.4 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numéro de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a las versiones inglesa y francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Sobre las "predicciones" y la cuestión del curso histórico

Publicamos a continuación un correo de un ex-miembro de la CCI, el compañero MG, quien nos envió comentarios críticos sobre el último número de nuestra revista. En particular, vuelve sobre nuestro artículo Un nuevo periodo se abre... [1] y participa así al debate interno que abrimos a los lectores con la publicación de Commentaires ]] o Critical Comments [2] [no pudimos traducirlos al español] de un miembro de nuestro grupo. Pero antes de examinar este debate, unos entre nuestros lectores y simpatizantes no dejarán de interrogarse : ¿ Porqué desarrollar discusiones para saber si la situación es más o menos favorable al proletariado ? ¿ No se trata aquí de un bizantinismo inútil ? ¿ No basta con que los revolucionarios y todos los deseosos de participar a la lucha de clase contra el capital apoyen, sostengan y participen a todas las luchas que se presentan “defendiendo los principios y posiciones revolucionarias” ? De hecho, esta cuestión atraviesa de manera más o menos abierta, o afirmada, el conjunto de los grupos revolucionarios y comunistas : ¿ Cabe avanzar “hipótesis” sobre la evolución de las luchas obreras y más ampliamente sobre el curso histórico de la lucha de clases ? Y si es así ¿ hasta que punto a riesgo de caer en predicciones aventuradas y equivocarse ? Encuentra su expresión la más alta en el debate que opone desde siempre la CCI “histórica” [3] y la TCI (ex-BIPR) sobre la cuestión del “curso histórico” [4].

Todo obrero revolucionario o simplemente combativo y militante que ha sido confrontado a cualquier lucha obrera, más o menos amplia, sobre su puesto de trabajo, su barrio o ciudad, ha sido llevado con sus compañeros de lucha a plantearse la pregunta siguiente : ¿ Tiende nuestra lucha a desarrollarse y a ganar en fuerza y vitalidad contra la dirección, el patrón, la empresa... o tiende a perder fuerza, energía y eficacia y a replegarse ? La respuesta que se da determina la actitud y las orientaciones concretas e inmediatas de combate tratando de adaptarlas a la evolución de la situación a medida que pasan los días (a veces las horas), es decir a la dinámica de la relación de fuerzas en presencia. ¿ Porqué lo que es una evidencia y una necesidad para cualquier obrero combativo y militante, y aún más para cualquier militante revolucionario activo en su lugar de trabajo o su barrio, no sería aún más obvio para los grupos revolucionarios organizados precisamente para intervenir en las luchas de su clase ? ¿ Y aún más, para los grupos comunistas cuya principal y específica tarea es justamente no solamente defender posiciones de clase de principio pero también y, de una cierta manera sobretodo, orientaciones políticas y eslóganes que responden a las necesidades de cada momento – histórico e inmediato, internacional y local – de la lucha entre las clases ?

« Los socialdemócratas [los grupos comunistas de hoy en día] constituyen la vanguardia más esclarecida y consciente del proletariado. No pueden ni atreverse a esperar de manera fatalista, con los brazos cruzados, el advenimiento de la “situación revolucionaria”, aquello que, en toda movilización popular espontánea, cae de las nubes. Por el contrario; a hora, al igual que siempre, deben acelerar [adelantarse al curso de las cosas” en la versión francesa] el desarrollo de los acontecimientos. Esto no puede hacerse, empero, levantando repentinamente la “consigna” de huelga de masas al azar y en cualquier momento sino, ante todo, propagandizando ante las capas más amplias del proletariado el advenimiento inevitable del periodo revolucionario, los factores sociales internos que lo provocan y las consecuencias políticas del mismo. Si se gana a los sectores más extensos del proletariado para una movilización política masiva de la socialdemocracia; si, a la inversa, los socialdemócratas asumen y conservan la verdadera dirección de la movilización de masas; si se convierten, en un sentido político, en dirigentes de todo el movimiento, deben, con toda claridad, consecuencia y firmeza, informar al proletariad o alemán de sus tácticas y objetivos para la próxima etapa de lucha. » (Rosa Luxemburg, Huelga de masa, subrayado por el autor).

Es por eso que atribuimos tanta importancia a clarificar y comprender si acontecimientos como el 11 de septiembre 2001 (los atentados de Nueva York) o del 7 de enero 2015 (los de París), para mencionar nada más estos, representan o no un cambio, incluso una ruptura, de la dinámica histórica anterior y si anuncian o no nuevos retos históricos. Es por eso que conviene intentar entender cual es la marcha general de los acontecimientos, su curso, y más particularmente la dinámica de las luchas obreras. Este es el debate que continuamos aquí publicámente a partir del correo del camarada MG.

GIIC, julio 2015.

Inicio


Notas:

[3. Nos referimos aquí a la corriente histórica que sobrepasa ampliamente la organización formal decrépita de hoy en día.

[4. « En ningún caso puede ser cuestión para una organización revolucionaria de jugar al Nostradamus y a establecer su política sobre predicciones abstractas. Pero es precisamente este error que hace la CCI con su concepto de “curso histórico”» Marxism or Idealism, our Differences with the ICC, [marxismo o idealismo, nuestras divergencías con la CCI, traducido del inglés por nosotros (www.leftcom.org).