Revolución o Guerra n°14

(Semestrial - Febrero 2020)

PDF - 433 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Contra la "solución" del capitalismo a sus inevitables y dramáticas contradicciones, ¡ lucha de clase masiva e internacional !

Luchas proletarias y "revueltas sociales" se han multiplicado desde el verano pasado en todo el planeta, tocando a todos los continentes. La sociedad capitalista se encuentra en un período de masivos enfrentamientos internacionales de clase debido al estancamiento económico y la tendencia a la guerra imperialista. El resultado de estos enfrentamientos históricos entre la clase capitalista y la clase proletaria decidirá del camino hacia una guerra imperialista generalizada, el único camino para el capitalismo si no es destruido, o del camino hacia un período pre-revolucionario. Para ser claros, sólo la insurrección internacional del proletariado, su destrucción del Estado capitalista y el ejercicio mundial de su dictadura de clase pueden evitar que toda la humanidad caiga en una catástrofe mundial.

Los últimos seis meses han demostrado que las relaciones capitalistas son insostenibles. La clase dominante no tiene más remedio que intensificar la militarización de sus rivalidades económicas, lo que exige la imposición de la austeridad en el frente interno, acompañada del argumento colaboracionista de clase de que estos sacrificios económicos deben ser asumidos por "todos" (como de costumbre, el costo del imperialismo se paga intensificando la explotación del proletariado) para aumentar la competitividad con otras potencias imperialistas, sean éstas aliados o enemigos oficiales. En la era posterior a la Guerra Fría, el terreno de estos conflictos era esencialmente económico, especialmente en lo que respecta a la confrontación directa entre las principales potencias. Sin embargo, recientemente vimos lo estrecho que es el vínculo entre el compromiso militar y los intereses comerciales, y cuán dispuestas están las potencias imperialistas a escalar sus conflictos comerciales hasta el punto de un conflicto militar. El conflicto por el acceso a los recursos energéticos frente a las costas de Chipre se ha intensificado hasta el punto de que las autoridades griegas están considerando abiertamente un enfrentamiento militar con Turquía. Turquía ha enviado fuerzas militares a Libia para ayudar al gobierno de Trípoli en su lucha contra el general Haftar, que tiene el apoyo de Rusia. También en Libia el control de los recursos petroleros es una cuestión inmediata, que concierne a muchas potencias en competencia, como es el caso de Siria, donde Trump se alegró de haberse apoderado del petróleo. Los frentes imperialistas se están desarrollando a través de África del Norte, el Sahel y el Oriente Medio. En estas zonas de conflicto, el acceso a los recursos energéticos, los oleoductos y las vías de navegación es una cuestión directa para las diversas burguesías nacionales.

La austeridad, el desempleo y la degradación de las condiciones de vida y de trabajo de amplios sectores de la población obrera han provocado revueltas proletarias en diversos grados en todo el mundo, que van desde las luchas dirigidas por la pequeña burguesía utilizando el imperialismo británico y estadounidense en Hong Kong hasta las luchas de marcado carácter proletario, en las que, sin embargo, están fuertemente presentes los sindicatos y los partidos de la izquierda capitalista para sabotearlas. Mientras que algunas de estas revueltas se han orientado en torno a las típicas demandas de la pequeña burguesía, como la dimisión del gobierno cuando no hay una alternativa viable a la dominación capitalista, otras se han centrado en las demandas de la clase trabajadora y han estado motivadas por la degradación de las condiciones de vida y de trabajo. Los proletarios se han movilizado en países de todo el mundo, entre ellos el Líbano, el Iraq, Chile, Francia, los Estados Unidos, en torno a las demandas de empleo, salarios más altos, pago de salarios, contra el aumento de la edad de jubilación. Estas luchas son una respuesta al intento de la burguesía de hacer pagar al proletariado su crisis y de financiar la conducción de la guerra intensificando la explotación, y como tales están vinculadas a la lucha contra la guerra imperialista, sean o no conscientes los participantes en estas luchas. Podemos decir que estos masivos enfrentamientos de clases determinarán el resultado de la alternativa histórica de la revolución o la guerra.

En este período, dado lo que está en juego, es urgente que los revolucionarios se conviertan en la vanguardia efectiva de la clase, tarea que requiere la confrontación con las fuerzas políticas burguesas que intervienen en la lucha de clases, así como el debate y la discusión entre los camaradas y grupos del campo revolucionario para aclarar lo que objetivamente interesa a la clase y cuáles son las orientaciones apropiadas a presentar en las luchas. Estos son aspectos esenciales del proceso de reapropiación del programa comunista y de la formación del partido.

Stavros, 1ero de febrero 2020.

Inicio