Revolución o Guerra n°14

(Semestrial - Febrero 2020)

PDF - 433 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

La familia según la concepción marxista (Prometeo #1, 1924)

A continuación traducimos un artículo de 1924 de la llamada Izquierda Italiana sobre la familia que, indirectamente, trata también de la cuestión del feminismo actual. En efecto, las campañas feministas y ecologistas – de las que hablamos en el número anterior con la reproducción de nuestro folleto del 20 de septiembre de 2019 (http://www.igcl.org/Luchar-para-salvar-el-planeta) – son uno de los principales vectores de la ideología burguesa para desviar la atención de los proletarios de la lucha de clases y devolverlos al terreno del "pueblo", todas clases mezcladas y unidas, y detrás del Estado democrático capitalista. Es decir, detrás de la principal expresión y el principal actor de la destrucción del planeta, así como de las divisiones de género, sexo, color, etc. dentro de la sociedad. Y que sólo la lucha colectiva y de clase del proletariado puede hacer retroceder y eventualmente extinguirse en la medida en que se enfrente a este Estado y al capitalismo.

Llamamos la atención del lector sobre el método, el método del materialismo histórico o "marxismo", que Prometeo utiliza para plantear la cuestión de la familia e, indirectamente, de las diferencias entre hombres y mujeres en la historia según las relaciones de clase. Y como se opone al materialismo vulgar que los defensores, ya conquistados por el oportunismo que se apoderaba de la Internacional Comunista en 1924, utilizan para mostrar la supuesta superioridad del "socialismo" en la entonces URSS sobre el capitalismo...

La familia según la concepción marxista (Prometeo #1, 1924)

Para todos aquellos que esperaban con impaciencia la publicación, anunciada en los periódicos del Partido Comunista, de La donna nella società comunista [La mujer en la sociedad comunista] de T. Luneidi y A. Luneidi. Faraggiana [1], leer el folleto fue una decepción.

La bibliografía que sirvió de guía a los autores : Engels, Kant, Schopenhauer, Mantegazza, Vachter, Albert, Kollontai y especialmente Bebel, con la excepción de Engels y Kollontai, no inspira demasiada confianza. Y "especialmente Bebel", como garante de la interpretación marxista del problema, nos deja inmediatamente perplejos y con el temor de que el libro esté marcado más por las concesiones ideológicas de orden reformista y pequeñoburgués que por el estudio riguroso y la crítica histórico-materialista. Tampoco estamos satisfechos con el prefacio del profesor Giovanni Sanna, que quería apoyar el libro.

Y digamos que aunque pensamos que la presentación técnica del caso, su subdivisión y proporción están bien pensadas, el tratamiento en sí mismo no nos parece satisfactorio, especialmente en lo que se refiere a "Las mujeres en el futuro".

También diremos, para que el lector lo entienda, que el libro, que tratamos en estas breves notas, tiene tres partes esenciales: "La mujer en el pasado, la mujer en el presente, la mujer en el futuro". La primera parte sobre la condición de la mujer en la antigüedad, durante el advenimiento del cristianismo y en la Edad Media se aborda brevemente desde un punto de vista histórico – por supuesto – pero no desde un punto de vista crítico-histórico. La segunda parte expone muy bien y de forma convincente las críticas a la actual institución del matrimonio, la posición inferior de la mujer en la sociedad burguesa y su derecho a luchar por la igualdad con el hombre en su condición de individuos y ciudadanos. Por último, la tercera parte, la más esperada, trata de mostrar la situación de la mujer en la sociedad del futuro y cómo será la familia del futuro. Tomando como punto de partida algunos logros en la Rusia de los soviets y comparaciones, sin duda ventajosas para nuestras tesis, entre la familia burguesa en los países capitalistas y la familia en el Estado proletario ruso, se presenta casi como nuestra finalidad lo que es actualmente la institución familiar en Rusia.

« A los que dicen que queremos destruir la familia, les decimos : no queremos destruir la familia, pero queremos que desaparezca la hipocresía, la incomprensión y el espíritu de interés que dominan a la mayoría de las familias burguesas, por un lado, y la miseria y la delincuencia que son sobre todo el azote de las familias proletarias, por otro ». Y más adelante : «... Por consiguiente, las uniones basadas en el amor libre conducen naturalmente a la monogamia, que marcará el mayor progreso del amor en el transcurso del tiempo ». Así se expresan Luneidi y Faraggiana, en quienes se ve la preocupación por demostrar que la familia actual es un cúmulo de mentiras e intereses, pero que la futura familia será en relación con el presente lo que la sociedad comunista será en relación con la actual sociedad burguesa ; y, por lo tanto, que el mismo interés que nos impulsa a luchar por la realización del régimen comunista debe impulsarnos también a luchar por la realización de una familia basada en el amor libre ; o en otras palabras, la familia actual con la variante inherente de la ausencia de vínculos civiles y religiosos y la otra fuera del nuevo entorno.

Sin embargo, habríamos esperado que los autores respondieran "a los que dicen que queremos destruir la familia" que no somos nosotros los que queremos destruirla, sino que como institución contemporánea dependiente del régimen de propiedad privada su razón dejará de existir cuando su causa haya desaparecido.

En primer lugar, recordemos que la familia se basa en un sustrato fisiológico y económico y no en principios éticos indestructibles y eternos. Decir lo contrario sería aceptar la tesis de los filósofos burgueses y representaría la inversión de nuestros principios, admitir que la entidad y las relaciones materialistas dependen de relaciones idealistas y no lo contrario : sería admitir que las razones éticas preexistentes han creado una institución que tiene su propia esencia en la realidad fisiológica y económica. La necesidad esencial de la perpetuación de la especie ha sido y será el motivo esencial de la pareja, la forma económica de la sociedad ha dado y dará la forma de esta unión.

Para comprobarlo, basta con observar los distintos períodos históricos y encontraremos un elemento constante de unión sexual que, de acuerdo con la evolución de la forma económica de la sociedad privada, experimenta cambios, en particular en la relación entre los cónyuges, pero permanece casi inalterado en su conjunto, al igual que la base fundamental de la sociedad basada en el principio de la propiedad privada individual. Un principio económico fue la razón principal de esto, el de la división del trabajo : para los hombres, el trabajo fuera del hogar, para las mujeres, las tareas domésticas ; los dos trabajos están integrados, y mientras esta integración continúe, la familia también se basará sobre estas fundaciones. Pero cuando la motivación económica de la familia se debilita, también pierde su cohesión. De hecho, vemos ante nuestros ojos que en aquellos estratos de la población donde la base económica de la familia ha permanecido más homogénea, sólo la familia continúa en sus formas tradicionales de fidelidad conyugal y de santidad en las relaciones entre sus miembros. Entre los campesinos para los que el campanario y la casita son patrimonio de la vida y del trabajo sin cambios reales, allí la división del trabajo está bien definida y es constante: para el padre arar o tallar el olivo sagrado, para la madre alimentar al niño con el pecho lleno, luego para conducir a las ovejas cantando la villanela [2] ; Allí, la familia no ha cambiado mucho a lo largo de los siglos. En la pequeña burguesía, en la que la economía familiar se basa en el salario o en los ingresos más o menos constantes del marido, o en el interés o los frutos de los bienes más o menos escasos de la esposa, la división del trabajo está bien definida y no puede ser alterada ; la familia permanece así inalterada en sus formas tradicionales de sentimientos, honor y aspiraciones. Si, por el contrario, entramos en el estudio de la familia tal y como es en aquellos estratos de la población que han sufrido los más profundos cambios desde el advenimiento y consolidación del capitalismo, observamos que la familia existe casi sólo de nombre entre los magnates del capital y los proletarios. En efecto, en el caso del primero, para el que el matrimonio es un contrato iniciado y perfeccionado fuera de la voluntad de las partes, la vida familiar de ambos cónyuges es una libre exposición de las necesidades individuales, y la educación de los hijos se confía a criadas o institutrices, y luego a los colegios. Aquí la familia existe sólo para el paso legítimo del nombre, la propiedad y posiblemente el escudo. En el seno del proletariado, aunque se excluyan los estratos del proletariado donde la delincuencia y la prostitución son cotidianas, entre los trabajadores que, sin distinción de sexo, son reclutados para la explotación en los grandes talleres, fábricas o minas, la familia se reduce a la cohabitación de sus miembros, y todavía no siempre. Aquí no estamos hablando del nido familiar, la crianza de los niños, etc. Algunos lectores incrédulos se preguntan, o se preocupan por observar, a qué se reducen los vínculos sagrados de una familia cuando el padre está en el extranjero, vagando de taller en taller, la madre atormentada por las mil necesidades de la vida y los hijos abandonados a sí mismos.

La forma social de la unión sexual depende de las formas económicas vigentes y la forma actual de la familia está estrechamente vinculada al régimen de propiedad privada.

Por lo tanto, sin temor a desviarse del camino establecido o a ser profetas de la fatalidad, nos parece legítimo afirmar que con la abolición de la propiedad privada, la familia terminará por desaparecer. En una sociedad en la que los medios de producción se colectivizarán y en la que la producción satisfará las necesidades de todos, en la que la mujer habrá adquirido una plena igualdad de derechos y deberes con el hombre y en la que el mantenimiento del hogar ya no será el trabajo de un solo sexo, sino de una categoría de personas de ambos sexos, la familia ya no tendrá razón de ser. Tampoco será el doloroso abandono de una conquista, una herencia de afectos familiares y tradiciones, pero sucederá naturalmente porque será la mayor conveniencia de todas. El comunismo no es – como estúpidamente o maliciosamente insinuado por los adversarios y amigos – una reducción de la individualidad humana a través de la formación de individuos y conciencias de un solo molde ; por el contrario, representa la liberación de todas las cadenas actuales impuestas a la expresión de la individualidad de la mayoría de los hombres y a la máxima realización de la personalidad de cada uno compatible con las necesidades de los demás. De ello se deduce, por tanto, que si la familia y su existencia demuestran – por hipótesis – ser dependientes de la voluntad de los hombres, más que de las necesidades económicas de la sociedad, entonces los hombres en su totalidad o incluso parcialmente podrán mantenerla viva si les conviene.

Por lo tanto, no queremos destruir la familia, sino que sólo decimos que se extinguirá porque sus causas desaparecerán y, por lo tanto, los individuos ya no sentirán la necesidad de ella porque han adoptado otras formas de relación. Cuáles serán estas formas, cómo se satisfarán las necesidades fisiológicas y cómo encajarán en el nivel de vida modificado de la sociedad comunista, cuáles serán los aspectos finales y cuáles serán las soluciones definitivas al problema de la crianza de los hijos, no nos parecen cosas a las que tengamos que responder para poder apoyar nuestra tesis.

Queremos hacer una última observación para aquellos a quienes se les puede parecer incluso cínico considerar los mayores sentimientos familiares, por los que se hacen mil sacrificios en silencio cada día, como necesidades económicas que a menudo se sacrifican para los primeros. Los sentimientos y los apegos familiares son ciertamente realidades ineludibles de la psique humana y, como tales, son también factores decisivos en nuestras acciones. Sin embargo, hay que considerar que la investigación científica serena, libre de retórica y sofisticación, pone de manifiesto innegablemente la primacía y por lo tanto la función causal de los elementos materialistas sobre los idealistas. Estas últimas, a su vez, pueden ser las razones de las variaciones materialistas como realidades derivadas, y parecen incluso más importantes que su causa ; pero al distinguir todas las causas de los efectos y sus múltiples interferencias, siempre podemos remontarnos a una causa primaria de la esencia materialista, y con mucho más fuerza e importancia que el elemento materialista que ha sido modificado por un motivo ideal que, tomado en sí mismo y como causa primaria, también puede parecer menos fuerte y menos importante. Por lo tanto, también tendremos un período de transición, durante el cual la institución de la familia permanecerá viva, aunque las causas económicas materiales hayan desaparecido de hecho, por tradición e inercia, hasta que su fuerza viva, precisamente los sentimientos y vínculos familiares, finalmente se extingan. En otras palabras, tendremos un período en el que los elementos de un orden idealista apoyarán los estados de hecho, apareciendo así aún más importantes y fuertes que su causa; pero se trata esencialmente de la persistencia de la fuerza y la importancia de la causa primaria, de naturaleza materialista a través de elementos causales, pero derivados de ellos.

En conclusión, no nos parece que, incluso con fines de propaganda, se trate de oponerse en sí mismo – a menudo de una manera no muy feliz. Hay que dar una versión exacta de la realidad ; la verdad debe ser dicha siempre sin velo o distorsión, es más fácil imponerla.

Por parte de Luneidi y Faraggiana, se habría esperado no la afirmación de que la familia futura será infinitamente mejor que la actual, así como la sociedad comunista será infinitamente mejor que la sociedad capitalista ; sino pura y simplemente la demostración de la concordancia de la institución familiar con la propiedad privada y el inevitable declive de la primera con la desaparición de la segunda.

Habrían llegado a esta conclusión si hubieran tomado a Marx, Bukarin, Pokrowski, etc. como guía para abordar esta cuestión, ya que ’Kant, Schopenhauer Mantegazza, Vachter, Albert y especialmente Bebel’, si no me equivoco, no son los intérpretes más felices de la doctrina marxista.

Ugo Girone (Prometeo #1, enero 1924, traducido por RG)
Fundamentos sociales de la cuestión feminina, Alexandra Kollontaï, 1909

Mientras que para las feministas la consecución de la igualdad de derechos con los hombres en el marco del mundo capitalista actual representa un fin lo suficientemente concreto en sí mismo, la igualdad de derechos en el momento actual para las mujeres proletarias, es sólo un medio para avanzar en la lucha contra la esclavitud económica de la clase trabajadora. Las feministas ven a los hombres como el principal enemigo, por los hombres que se han apropiado injustamente de todos los derechos y privilegios para sí mismos, dejando a las mujeres solamente cadenas y obligaciones. Para ellas, la victoria se gana cuando un privilegio que antes disfrutaba exclusivamente el sexo masculino se concede al “sexo débil”. Las mujeres trabajadoras tienen una postura diferente. Ellas no ven a los hombres como el enemigo y el opresor, por el contrario, piensan en los hombres como sus compañeros, que comparten con ellas la monotonía de la rutina diaria y luchan con ellas por un futuro mejor. La mujer y su compañero masculino son esclavizados por las mismas condiciones sociales, las mismas odiadas cadenas del capitalismo oprimen su voluntad y les privan de los placeres y encantos de la vida.

(https://www.marxists.org/espanol/kollontai/1907/001.htm)

Inicio


Notas:

[1. No encontramos referencias o menciones de este libro y sus autores en la web. (nota de RoG).

[2. La Villanella es una poesía pastoral de origen italiano, ndt.