Comunicado

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

¡Apoyo activo a los huelgistas de la "SNCF" (Renfe francesa)! Muestran el camino a seguir para la generalización de la lucha proletaria

Para apoyar y participar en su lucha, reproducimos aquí el comunicado enviado por los trabajadores ferroviarios en huelga ilegal, sin previo aviso, y decidida sin los sindicatos del centro de mantenimiento de Châtillon TGV [Tren de Gran Velocidad], que bloquea gran parte de los trenes que salen de la estación de Montparnasse en París. El volante del PCI-Le prolétaire que sigue, también puede ser útil para comprender la situación en Francia para lectores de otros países e idiomas. A continuación, seguimos estos dos documentos con nuestra propia posición sobre las orientaciones y las consignas que, en nuestra opinión, deberían presentarse hoy en la situación en Francia.

Comunicado de los huelguistas del Technicentre de Châtillon

Nosotros, agentes del Technicentre [centro de mantenimiento, TATL] de Châtillon en huelga, en la red de TGV del Atlántico, hemos dejado de trabajar masivamente desde el lunes 21 de octubre por la noche, sin consultar ni ser encuadrados por los sindicatos. La Dirección considera que nuestra huelga es ilegítima porque no estaríamos dentro del plazo de 48 horas para el servicio mínimo, pero era la única manera de hacer oír nuestra voz. Pero, ¿respeta nuestra propia Dirección el servicio diario que se presta a los viajeros?

Nuestra rabia es real y profunda, estamos decididos a luchar hasta el final de nuestras reivindicaciones, por respeto y dignidad. Ya no podemos aceptar trabajar con salarios cercanos al salario mínimo y congelados durante 5 años, sin personal suficiente y con agentes que renuncian cada vez más. Nos avergüenza ver cómo la SNCF juega con la seguridad o la comodidad de los pasajeros, por razones de flexibilidad y rentabilidad. Respetaremos los plazos de preaviso [de huelga] cuando la propia Dirección ya respetará a los empleados, pero también a los pasajeros que pagan cada vez más por los trenes, con cada vez menos servicio, asientos anticuados, vagones a veces con váteres condenados, puertas bloqueadas, o incluso aire acondicionado de fuera de servicio durante las olas de canícula.

Pedimos que ejerzamos nuestra profesión con respeto y dignidad, esto no se puede hacer con bellas palabras y discursos, sino con la mejora de nuestras condiciones de trabajo. ¡Hartos de reorganizaciones, de bajos salarios, de los recortes de empleo y falta de personal!

Llamamos a todos los trabajadores ferroviarios que levanten la cabeza con nosotros, porque la situación actual en Châtillon es de hecho un reflejo de una política nacional. La Dirección no tiene reparos en hacernos cargar con la culpa de su política, al igual que con el ’derecho de retiro’ en contra del "EAS" [1] y de la seguridad de los usuarios.

Hemos permitido que esto ocurriera durante demasiado tiempo sin decir nada, pero hoy en el TATL decimos que hay que poner fin a esta política de la empresa. ¡No venderemos nuestra dignidad, nuestra seguridad o nuestra salud!

Los ferrocarrileros del TATL, Paris el 27 de octubre 2019.

Huelga ilimitada y sin preaviso : ¡los ferrocarrileros en huelga muestran el camino! (volante del PCI- Le Prolétaire)

Desde el 21 de octubre, cientos de trabajadores ferroviarios del "centro técnico" de Châtillon (suburbio de París) están en huelga. Como el centro técnico (TATL) se utiliza para el mantenimiento de los TGV, el movimiento provocó rápidamente una parálisis casi total del tráfico de la red de TGV en el arco atlántico.

Contrariamente a lo que algunos medios de comunicación han afirmado, que culpaban al sindicato SUD-Rail, la huelga se desencadenó espontáneamente, fuera de los sindicatos. Además, los huelguistas se unieron al movimiento sin cumplir con el requisito legal del aviso previo, una medida que sirve para debilitar la fuerza de la huelga al dar tiempo a la dirección para prepararse para ella, y establecieron una caja de fondos de huelga independiente. Hasta ahora se han resistido a la campaña de propaganda de los medios de comunicación y del gobierno, que reiteran la vieja acusación de atacar a los usuarios: muchos usuarios son también proletarios que pueden sentirse solidarios con una lucha obrera.

Los trabajadores ferroviarios se movilizaron inicialmente contra el plan de la Dirección de cancelar alrededor de diez días de vacaciones "compensatoria" [2] por una prima de 7.000 euros; el proyecto fue retirado, pero la lucha continúa contra los bajos salarios y las malas condiciones de trabajo: 7 días a la semana, en tres turnos, bajo presión constante para cumplir los plazos con el fin de limitar al mínimo el tiempo de inmovilización de los trenes.

En su comunicado del 27 de octubre, los huelguistas declaran:

"Nosotros, agentes del Technicentre [centro de mantenimiento, TATL] de Châtillon en huelga, en la red de TGV del Atlántico, hemos dejado de trabajar masivamente desde el lunes 21 de octubre por la noche, sin consultar ni ser encuadrados por los sindicatos. La Dirección considera que nuestra huelga es ilegítima porque no estaríamos dentro del plazo de 48 horas para el servicio mínimo, pero era la única manera de hacer oír nuestra voz. (…).

Nuestra rabia es real y profunda, estamos decididos a luchar hasta el final de nuestras reivindicaciones, por respeto y dignidad. Ya no podemos aceptar trabajar con salarios cercanos al salario mínimo y congelados durante 5 años, sin personal suficiente y con agentes que renuncian cada vez más. Nos avergüenza ver cómo la SNCF juega con la seguridad o la comodidad de los pasajeros, por razones de flexibilidad y rentabilidad. Respetaremos los plazos de preaviso [de huelga] cuando la propia Dirección ya respetará a los empleados, pero también a los pasajeros (…).

¡Hartos de reorganizaciones, de bajos salarios, de los recortes de empleo y falta de personal! Llamamos a todos los trabajadores ferroviarios que levanten la cabeza con nosotros, porque la situación actual en Châtillon es de hecho un reflejo de una política nacional (...).

Hemos permitido que esto ocurriera durante demasiado tiempo sin decir nada, pero hoy en el TATL decimos que hay que poner fin a esta política de la empresa. ¡No venderemos nuestra dignidad, nuestra seguridad o nuestra salud!" [3].

Los bomberos sociales "juegan al juego del dialogo social" contra la huelga

La llamada de los huelguistas a los demás trabajadores ferroviarios y el ejemplo de su determinación tuvieron un primer eco: paros tuvieron lugar el jueves 31 de octubre en los centros técnicos [de los suburbios de París] de Le Landy, que se ocupa de los trenes de alta velocidad en el eje norte, y de la ciudad de Villeneuve Saint Georges para la red sureste.

El sindicato SUD-Rail, considerado el más combativo, que había admitido haber sido sorprendido por la huelga de Châtillon, se posicionó como "radical" para la continuación del movimiento - ¡pero para sabotear la extensión de la lucha! Amenazó con llamar a una huelga ilimitada en estos centros "desde el jueves por la tarde o el lunes". Pero después de haber hecho el fanfarrón dando a la Dirección una especie de ultimátum ("Le dimos a la Dirección hasta las 6 p.m. para responder a nuestras demandas"), SUD pidió que se volviera al trabajo: "Estamos jugando el juego (del diálogo social). Mientras tanto, se reanuda el trabajo y saldrán los trenes" [4].

La Dirección aprovechó la ocasión y programó una reunión con los sindicatos, y SUD dejó de hablar de la posibilidad de una huelga....

Cuando los huelguistas de Châtillon llaman a los demás trabajadores ferroviarios a unirse a ellos, cuando necesitan su refuerzo para doblegar a la Dirección, SUD los deja aislados "jugando al juego del diálogo social". La colaboración de clase prevalece sobre la solidaridad de clase: "No podremos decir que no estamos dando a la dirección una salida al conflicto", dijo Fabien Monteil, delegado de SUD-Rail en Le Landy" [5].

Esta actitud no debe sorprender; a pesar de su discurso de protesta, SUD formó parte de la Intersyndicale que el año pasado organizó la derrota de los trabajadores ferroviarios mediante una lucha "de puntos" con días de huelga dispersados y anunciados de antemano. El diario Le Parisien escribe sobre este tema: este movimiento "era inútil, gruñe un ferroviario sindicalizado. Hemos respetado las reglas, presentado pre-avisos de huelga. Con este sistema, la Dirección se organiza, el movimiento no tiene ningún impacto y no obtenemos nada"  [6].

Es la amarga pero saludable experiencia de la derrota de 2018 lo que explica la acción de los huelguistas de Châtillon que toman su lucha directamente en sus manos y violan las medidas legales antihuelga: ¡no es posible luchar con algunas posibilidades de victoria dejando la dirección del movimiento a las organizaciones colaboracionistas [7] y sus tácticas que pretenden hacer las huelgas lo más inocuas posible!

Esta conclusión explica también el aumento de los paros laborales de los trabajadores ferroviarios tras el accidente de un tren TER [tren regional] en las Ardenas el 17 de octubre [8] (75 heridos leves): el conductor, que también resultó herido, que era el único trabajador ferroviario del tren, tuvo que caminar 3 km ida y vuelta para activar manualmente una señal para detener a otro tren que llegaba por delante.

En este caso, los conductores utilizaron una disposición legal ("derecho de retiro") para ir espontáneamente a la huelga primero en Champagne-Ardenas, luego en Île-de-France y en una gran parte del país. Protestaron contra el ser solo a bordo de los trenes, según una práctica que ya existe en la región parisina desde hace tiempo, pero que la dirección quiere generalizar por razones de rentabilidad (reducción de personal); más en general, el deterioro de las condiciones de trabajo y los bajos salarios son la causa de la insatisfacción de los trabajadores ferroviarios.

Los trabajadores ferroviarios en huelga de Châtillon lo entendieron: para defenderse y poder ganar, los trabajadores sólo pueden contar con sus propias fuerzas. Deben tomar su lucha en sus propias manos independientemente de las organizaciones colaboracionistas que sólo buscan dar una salida a la Dirección; deben organizarse y conducir la lucha con medios y métodos de clase: huelgas ilimitadas, sin previo aviso con ocupación de locales o piquetes, extensión a otros establecimientos, comités de huelga, etc.

Cualquiera que sea la continuación del movimiento actual, esta es una lección crucial que hay que aprender para los conflictos inevitables que se avecinan, no sólo en la SNCF sino también en otros lugares donde los proletarios en todas partes se enfrentan a las mismas condiciones y sufren el sabotaje de las organizaciones colaboracionistas.

¡Viva la lucha de los trabajadores ferroviarios en huelga de Châtillon!

¡Por la extensión y generalización del movimiento!

¡Por la reanudación de la lucha de clases independiente!

Parti communiste International, 1/11/2019 (www.pcint.org).

Declaración sobre la situación inmediata en Francia - GIIC

Como deja muy claro el volante del PCI - Le Prolétaire, en el momento en que escribimos, los intentos de extender la huelga a otros centros o sectores de la SNCF aún no se han llevado a cabo debido al sabotaje por parte de los sindicatos, y en particular por parte del sindicato izquierdista SUD

Esta huelga es, nos parece, significativa de la evolución de la lucha de clases, de la "tensión social" que existe en Francia (como dicen los propagandistas y los medios de comunicación burgueses), desde que comenzó el movimiento de los chalecos amarillos hace apenas un año. En este sentido, no es una simple lucha aislada como otras. Cualquiera que sea la comprensión que tengamos de sus características de clase, el movimiento de los chalecos amarillos sólo podía surgir y desarrollarse tras el cruel fracaso de la lucha de los trabajadores ferroviarios en la primavera de 2018. Estos, duramente golpeados como bastión del proletariado en Francia abierta y constantemente combativo y en que los ojos de todos los proletarios de este país estaban y siguen estando fijos, sufrieron una gran paliza después de seis meses de lucha, dirigida y controlada por los sindicatos a través de días de acción y las llamadas "huelgas intermitentes", que se extendieron a lo largo del tiempo. La derrota fue amarga para los trabajadores ferroviarios y todo el proletariado en Francia y marcó, si no es el fin, por lo menos el debilitamiento considerable del mito de la huelga sindical general que había dictado las derrotas de tantas movilizaciones masivas entre 2003 y 2016 durante la movilización contra la ley trabajo. Sin esta derrota proletaria, es poco probable que los prejuicios anti-sindicalistas pequeñoburgueses - que no tienen nada que ver con los sentimientos anti-sindicalistas del proletariado - hubieran llevado a tantos proletarios a vestirse con el chaleco amarillo. La huelga "salvaje" en el centro de Châtillon se produce pocos días después de la parálisis casi total del tráfico ferroviario en Francia tras el paro masivo y repentino el 18 de octubre, y durante varios días, en nombre del "derecho de retiro" tras un accidente ferroviario.

Es en esta situación - en la que se han producido otras huelgas y luchas, como la huelga en el 85% de los autobuses y metros parisinos el 13 de septiembre - que el gobierno está considerando la posibilidad de aprobar una nueva "reforma" de las pensiones y los sindicatos han previsto una jornada de acción para el 5 de diciembre. Los más radicales incluso han hablado de una huelga renovable ilimitada. La experiencia de movilizaciones pasadas, en particular las de 2013, 2016 y de los trabajadores ferroviarios en 2018, indica claramente que los sindicatos ya están estableciendo todo un sistema de contrafuego para controlar el incendio en caso de que éste estallara, tanto en términos de control del terreno - negociaciones con el gobierno y reivindicaciones - como de calendario de la lucha - días de acción, manifestaciones callejeras y el uso del aviso previo de huelga. No cabe duda de que - no tenemos ninguna información en particular - en los casos en que los trabajadores se preguntan, o incluso desean, participar sin demora en la lucha tras el centro de la SNCF en Châtillon, en particular en la propia empresa, o incluso en la RATP, los sindicatos ya oponen al argumento de que la unidad y la ampliación deben prepararse a partir del 5 de diciembre con el fin de demorar la entrada en la lucha y recortar el ímpetu en curso.

En este sentido y en esta situación, y aunque limitada al tiempo que estamos escribiendo, la huelga de los ferroviarios de Châtillon muestra el camino a seguir para toda la clase obrera y todos los proletarios: tomar la iniciativa en la lucha y en su conducta sin dejarla, o peor aún, entregarla a los sindicatos, concretamente hoy, sin esperar hasta el 5 de diciembre, cuando es posible; y tratar de extenderla lo antes posible a otros lugares de trabajo y sectores para romper el aislamiento, y provocar el apoyo activo y la solidaridad a través de huelgas, manifestaciones, reuniones o asambleas "ampliadas", para que proletarios, obreros, cualquiera sea su situación "profesional" o estatuto, incluso con condiciones de trabajo y lucha más aisladas y atomizadas, puedan juntarse al combate de clase.

Además de las reivindicaciones salariales, el conjunto del proletariado en Francia, como la mayor parte de la "población", podría identificarse fácilmente en una lucha contra este enésimo ataque al sistema de pensiones. Reivindicaciones como los regresos de la jubilación a los 60 años y de los 40 años de cotizaciones para todos así como la cancelación del descuento en el cálculo de las pensiones [9], o cualquier otra reivindicación del mismo tipo, podrían reagrupar y unificar la lucha.

Además de las presentadas por el PCI, en particular la extensión y generalización del movimiento, las consignas deberían ser las siguientes hoy en día:

- en la medida de lo posible: ¡llamar a las asambleas generales para que decidan sobre la huelga tan pronto como sea posible!

- en otros "lugares", en particular en los lugares de producción y de trabajo, llamar a la solidaridad activa por la organización de delegaciones y manifestaciones abiertas a todos hacia las huelgas ya iniciadas;

- finalmente, entre los proletarios más combativos y para trabajar por la movilización general y la reagrupación para la huelga de masas generalizada, ¡formación de comités de lucha!

El GIIC, 2 de Noviembre 2019.

[La traducción de todos estos documentos es nuestra, o sea sin verificación por parte de un compañero de idioma español. En caso de formulas confusas o políticamente erróneas, uno puede referirse a la versión francesa.]

Inicio


Notas:

[1. El "droit de retrait" [derecho a retiro] es una disposición legal que tienen los trabajadores a parar y quitar el trabajo si existe un riesgo de accidente que se utilizó masivamente el 18 de octubre pasado. EAS : "Équipement Agent Seul" [Equipo de Agente Único]. Es decir, la ausencia de un controlador a bordo de los trenes con el maquinista, el conductor, único agente de la SNCF a su bordo.

[2. Por cuando trabajan los domingos y días de fiesta.

[4. AFP 31/10/19.

[5. Libération, 31/10/2019. Los partidos trotskistas tienen cuidado de no criticar esta actitud: ¡están presentes en la dirección del SUD!

[6. Le Parisien, 28/10/19.

[7. [Les syndicats et les partis de gauche et gauchistes los sindicatos y los partidos de izquierda e izquierdistas, nota del GIIC].

[8. [En realidad, el 16 y no el 17 de octubre, nota del GIIC].

[9. Actualmente la tasa de descuento en el cálculo de la pensión cuando el trabajador no ha cotizado 42 años es del 5% por año que falta.